Salud | Vida Sana

Primera vacunación contra el covid en prisión: sólo un 10 % de los reclusos lo rechaza

De los 376 internos de la cárcel cántabra de El Dueso, 310 recibieron la primera dosis el pasado fin de semana y 26 estaban de permiso / El CIS cifró en el 28 % el rechazo de la población a recibir el antídoto en su barómetro de diciembre

Una enfermera, vacunando el pasado sábado en la prisión cántabra de El Dueso.

Una enfermera, vacunando el pasado fin de semana en la prisión cántabra de El Dueso.

Un 10 % aproximadamente de los reclusos del primer centro penitenciario en el que ha empezado la vacunación contra la covid-19 -en concreto el de El Dueso, en Cantabria- ha rechazado por ahora inmunizarse contra el virus. Este porcentaje es notablemente inferior al que proyecta el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para el conjunto de la sociedad: el 28 %.

Fuentes penitenciarias han informado a El Independiente de que, sobre una población reclusa formada por 376 internos, han recibido la vacuna en torno a 310. Otros 26 presos se encontraban de permiso el pasado fin de semana, cuando el personal sanitario de la cárcel administró las dosis facilitadas por la Consejería de Sanidad de Cantabria. Ésta no sólo se ha encargado de prestar apoyo logístico; también ha ofrecido la formación necesaria a los enfermeros de la prisión para que pudieran llevarlo a cabo.

Las fuentes consultadas califican de «éxito» el porcentaje de población reclusa que ha querido inmunizarse frente al coronavirus, teniendo en cuenta lo que sondeos sociológicos están revelando y la «desconfianza» que de por sí genera el entorno penitenciario. Según el barómetro del CIS de diciembre, cuyo trabajo de campo se llevó a cabo del 1 al 9 de dicho mes, el 28 % de las personas encuestadas manifestó su negativa a vacunarse inmediatamente. Esa reticencia se ha ido atenuando de forma significativa por la llegada del antídoto, dado que en noviembre se había llegado a alcanzar una cota del 47 %.

En cuanto a la plantilla de El Dueso, las fuentes dijeron que se han vacunado 220 personas, incluidos el capellán y seis empleados de la empresa externa que se encarga de realizar las labores de mantenimiento en este centro penitenciario. Salvo imprevistos, la segunda dosis -con la que se completa la inmunización- se administrará el último fin de semana de enero. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que esta inyección se aplique entre 21 y 28 días después de la primera.

La operación se repetirá a final de esta semana en el Centro de Inserción Social (CIS) José Hierro, ubicado en Santander. Según informó en un comunicado el pasado viernes la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, el proceso se llevaría a cabo concretamente este jueves.

Cantabria, de la cola a la cabeza

Detrás de Madrid (14,3 %), Cantabria había sido durante los primeros 13 días de vacunación la comunidad autónoma que menos dosis había administrado: tan sólo 2.334 de las 11.850 recibidas, lo que se traducía en un 19,7 %. La situación ha cambiado de forma notable en los últimos tres días, hasta el punto de que ha inyectado el 71,5 % de los viales que le han facilitado y ya es la tercera más activa tras Asturias (79,9 %) y la Comunidad Valenciana (74,6 %).

El último dato abarca hasta este lunes, con lo que incluye las dosis administradas el pasado fin de semana a los presos y a los funcionarios del centro penitenciario de El Dueso. Ello ha convertido a Cantabria en la primera región que inmuniza a los reclusos y al personal que trabaja en la cárcel, colectivos que no figuraban entres los prioritarios en la fase 1 dentro de la estrategia coordinada por el Ministerio de Sanidad: residentes y trabajadores de centros de mayores, personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes no institucionalizados.

El CIS cifró en el 28% el rechazo a la vacunación inmediata en su barómetro de diciembre

«La vacunación de la población reclusa se enmarca dentro de la vacunación de aquellos colectivos específicos que presentan una especial situación y características, entre los que también se encuentran los pacientes trasplantados, inmunodeprimidos o en hemodiálisis», explicó la Consejería de Sanidad, que destacó el trabajo coordinado que responsables de la Dirección General de Ordenación, Farmacia e Inspección y del Servicio Cántabro de Salud había realizado con Instituciones Penitenciaras en la planificación para «lograr la máxima eficacia».

Desde el pasado mes de octubre, al frente de la Subdirección de este departamento se encuentra Miguel Mateo Soler, facultativo especializado en Medicina de Familia y Comunitaria que ocupó la dirección del centro penitenciario de El Dueso entre febrero de 1996 y junio de 2004. Con anterioridad había sido jefe de área de Salud Pública en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (1995-96) y director-gerente del Hospital General Penitenciario de Madrid (1994-95).

De otro lado, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha preguntado ya al personal sanitario (médicos, enfermeros, auxiliares y farmacéuticos) de las prisiones existentes en esta comunidad si desean inmunizarse, lo que lleva a pensar a las fuentes consultadas por este diario que en próximas semanas podrían ser citados para vacunarse.

Comentar ()