El objetivo era el primer ministro de Sajonia, Michael Kretschmer, de la Unión Cristianodemócrata (CDU). La policía tenía en el radar a un grupo de Telegram integrado por un centenar de antivacunas en el que había circulado un mensaje de voz que aludía a un atentado contra Kretschmer. Varias personas del grupo llevaron a tratar el plan en una reunión en persona. Una redada en Dresde ha desembocado en que se desmantele el operativo.

El grupo de la red de mensajería Telegram Dresden Offlinevernetzung (red de trabajo fuera de línea de Dresde) estaba integrado por negacionistas de la pandemia, defensores de teorías de conspiración, activistas antivacunas y militantes de extrema derecha, según ha publicado France 24 que cita la investigación del programa Frontal de ZDF. En sus mensajes aseguraban poseer armas y estar dispuestos a cualquier «sacrificio» para combatir las políticas gubernamentales relacionadas con la crisis del coronavirus.

La policía intervino cinco viviendas en Dresde y una de Heidenau. Al menos hubo un arresto. La Fiscalía investiga a cinco hombres y una mujer por planificar «un grave acto violento» que pretendía «subvertir el orden estatal», de acuerdo con el comunicado de la Policía. El portavoz de la Oficina Regional de Investigaciones Criminales, Tom Bernhardt, informó de que la policía encontró «ballestas, partes de armas y armas». Sin embargo, aún se desconoce si funcionan.

En el grupo se compartían mensajes antisemitas y consignas de extrema derecha. También se cuestionaban los planes del gobierno para atajar la expansión del coronavirus.

Sajonia presenta la segunda tasa más alta de contagios de los Länder y la más baja en vacunación. Es uno de los Länder donde se han multiplicado las manifestaciones contra la vacunación. También es uno de los Länder donde la ultraderechista Alternativa para Alemania es más fuerte. Al menos 12 políticos alemanes, entre ellos cuatro diputados, han recibido cartas que contienen amenazas.

La nueva ministra del Interior, la socialdemócrata Nancy Feaser, ha asegurado que combatirá el terrorismo de ultraderecha y la violencia de ultraderecha como la mayor amenaza doméstica a la que se enfrenta el país. Alemania, que acaba de estrenar nuevo gobierno, encabezado por Olaf Scholz, es uno de los países europeos donde los antivacunas se han hecho más fuertes.