Rusia muestra músculo militar frente a Ucrania y la OTAN. Esta vez lo hace junto a Bielorrusia. El presidente, Aleksander Lukashenko, es uno de sus más firmes aliados. No en vano le debe su supervivencia en el poder. Durante diez días fuerzas rusas y bielorrusas van a realizar las mayores maniobras de su historia. Es un claro ejercicio de fuerza frente a Ucrania, que está recibiendo ayuda militar y económica de Estados Unidos y la OTAN.

Las fuerzas de reacción de Rusia y Bielorrusia han iniciado este jueves operaciones militares conjuntas en territorio bielorruso para fortalecer la protección de la frontera estatal en el marco de las relaciones del Estado de la Unión. «Los ejercicios se llevan a cabo para resolver las tareas de reprimir y repeler la agresión externa en el curso de una operación defensiva, así como contrarrestar el terrorismo y proteger los intereses del Estado de la Unión», ha dicho en un informe el Ministerio ruso de Defensa, según cita la agencia Tass y recoge Europa Press.

Los militares se van a entrenar para bloquear los canales de entrega de armas y municiones, así como en la búsqueda, bloqueo y destrucción de fuerzas enemigas. Las maniobras, que se llaman Determinación de Unión, durarán hasta el 20 de febrero.

Estas operaciones se llevan a cabo en los campos de entrenamiento de Domanovsky, Gozhsky, Obuz Lesnovsky, Brestsky y Osipovichsky. También participan los aérodromos de Baranovichi y Luninests, en la provincia de Brest; Lida, en Grodno y Machulishch, en el distrito de Minsk.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, y el líder ruso, Vladimir Putin, acordaron en diciembre en un encuentro en San Petersburgo la realización de estas maniobras militares en Bielorrusia. Lukashenko agradeció entonces a Putin su apoyo en un año duro por las sanciones de la UE y por la pandemia. Bielorrusia ofreció entonces cooperación en el sector militar.

Ni Rusia ni Ucrania ha revelado cuántos soldados participan en estas maniobras. Estados Unidos asegura que Moscú quería enviar 30.000 soldados a varias regiones de Bielorrusia. El Kremlin asegura que no tiene intención de que se queden de forma permanente.

Igual mantiene que no invadirá Ucrania. Pero ni Washington ni sus aliados se fían de la palabra del Kremlin. A su vez, Rusia tendría desplegados unos 100.000 efectivos en diversas bases en su territorio. Mientras los aliados las sitúan cerca de la frontera, el embajador ruso en España, Yuri Korchagin, dice que están a unos 300 kilómetros y que no amenazan a ningún país.