Internacional

Biden llama a Putin "paria" y "agresor" y descarta una intervención militar

"Quiere restablecer la vieja Unión Soviética, eso es de lo que va todo esto", ha acusado el presidente de EEUU al de Rusia

Joe Biden.

Joe Biden. EFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado en la tarde de este jueves más sanciones económicas contra Rusia, ha recalcado que Putin es un «paria» y «agresor» y ha amenazado con que EEUU y sus aliados continuarán castigando al enemigo para defender a Ucrania. Entre otros, ha proclamado la congelación de los activos de cuatro grandes entidades financieras rusas, entre ellas VTB, el segundo mayor banco del país, lo que limitará «la capacidad de Rusia de financiarse».

«Putin será un paria del panorama internacional. La libertad prevalecerá», ha asegurado en una rueda de prensa seguida por decenas de miles de personas a través de Youtube. A la vez, ha descartado el envío de tropas estadounidenses a Ucrania. Él mismo ya había asegurado que hacerlo desencadenaría una guerra mundial. «Nuestras fuerzas no van a ir a Europa a luchar en Ucrania, pero haremos todo lo posible para defender cualquier territorio atacado. La OTAN está más unida que nunca», ha afirmado.

El presidente ya compareció el martes para anunciar una primera batería de sanciones contra Rusia, que incluían el bloqueo de las operaciones del Banco de Desarrollo Ruso y el Banco Militar, congelándose sus activos en EEUU y prohibiendo a los estadounidenses hacer negocios con ellos, así como cerrándoles el acceso al dólar.

Hoy, ha asegurado que están diseñando sanciones «para maximizar el impacto en Rusia y minimizar el impacto en EEUU», y ha advertido de que la acción conjunta de los aliados del G7 amplificará el efecto de estas medidas, que limitarán la capacidad de Rusia de hacer negocios en las monedas de todos los aliados. También ha asegurado que, además del VTB, también han sido bloqueados los activos de los bancos Sberbank, Otkritie y Sovcombank, y ha ampliado la «lista negra» de miembros de la élite rusa.

Las transacciones de las personas que aparecen en esta lista quedan prohibidas con instituciones financieras estadounidenses, y se congelan los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense. Sin embargo, Biden evitó excluir a Rusia del sistema internacional de datos bancarios Swift, una de las medidas que se barajaban por considerarse una de las contundentes, al asegurar que «no es la posición que el resto de Europa quiere tomar».

La UE también tiene previsto anunciar un fuerte paquete de sanciones para Rusia, el mayor de su historia, pero aún no ha concretado cuáles. Los jefes de Estado de los 27 tienen previsto reunirse a las 20.00, hora peninsular española. Igualmente, el martes los Veintisiete ya prohibieron al Estado y al Gobierno ruso acceder a los mercados financieros europeos y un embargo comercial a las dos regiones separatistas.

Esta mañana, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó el inicio de la invasión a Ucrania, que calificó como una «operación militar especial» para «desmilitarizar y desnazificar» el país, escudándose en la amenaza que el ejército ucraniano, según él «dirigido por neonazis», representa para Rusia. Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, anunció que el ataque puede ser el comienzo de una gran guerra en Europa. Después, pidió a la población que no salga de las casas y declaró el estado de guerra.

A consecuencia, miles de personas trataban de salir de Kiev en interminables caravanas desde primera hora de la mañana mientras los bancos se quedaban sin efectivo y Polonia se preparaba para recibir a decenas de miles de refugiados. Desde entonces, Rusia ha bombardeado incluso con misiles de crucero Kalibr enclaves civiles, al menos 30 ciudades -inclusive la capital y sus alrededores-, e infraestructuras militares. Las cifras no están del todo claras, pero como mínimo los combates han costado la vita a 40 militares ucranianos.

Reino Unido también congela los activos de los bancos rusos

“Gloria a Ucrania”. Así ha terminado su intervención en el Parlamento británico el primer ministro británico, Boris Johnson, en la que ha presentado las sanciones con las que castigará el Reino Unido a Rusia.

“Son una sanciones jamás vistas antes por Moscú”, ha dicho Johnson. Van a congelarse los activos de los principales bancos rusos, va a presionarse para que Rusia deje de utilizar el sistema de pagos internacionales Swift, se limitará el dinero que pueden obtener en efectivo los ciudadanos rusos en bancos británicos y se sanciona directamente a un centenar de bancos y entidades.

Al anunciar un paquete de sanciones que, según prometió Johnson, «debilitaría» la economía rusa, el primer ministro dijo que el martes se promulgaría una ley que prohibiría a las principales empresas rusas financiarse en los mercados británicos e impediría a Rusia contraer deuda soberana en los mercados del Reino Unido.

El primer ministro ha anunciado que congelará los activos de bancos como el VTB, el segundo mayor del país, con activos por valor de 154.000 millones de dólares. Entre las entidades penalizadas por la invasión ordenada por el líder ruso, Vladimir Putin, figura la mayor empresa de defensa del país, Rostec.

En la lista de oligarcas sancionados figuran el ex yerno de Putin, Kiriil Shamalov, el multimillonario más joven de Rusia; Denis Bortnikov, presidente del consejo de administración del banco VTB, y Yury Slyusar, director de la United Aircraft Corporation. Además, se prohibirá a la compañía aérea rusa Aeroflot aterrizar en el Reino Unido, según informa de The Guardian.

El Reino Unido suspenderá y prohibirá todas las licencias de exportación de doble uso a Rusia, que abarcan artículos que podrían tener un uso civil o militar. También se legislará para prohibir una amplia gama de exportaciones de alta tecnología a Rusia, incluidos los semiconductores, las piezas de aeronaves, como los motores a reacción de Rolls Royce, y los equipos de refinería de petróleo.

Estas medidas se van a ampliar a Bielorrusia por colaborar en la invasión con las tropas rusas. Boris Johnson se ha referido a Vladimir Putin como un «agresor manchado de sangre que cree en la conquista imperial». A su juicio, “Putin quedará condenado a los ojos del mundo y de la historia. Nunca podrá limpiar la sangre de Ucrania de sus manos”.

La excusa para invadir Ucrania de Putin es que los líderes de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Luhansk le han pedido asistencia militar para hacer frente a la “agresión” de las fuerzas ucranianas. Quieren ayuda “para evitar víctimas civiles y una catástrofe humanitaria”. Así, según el Kremlin, no es una invasión, sino una operación de desmilitarización.

Por otro lado, el objetivo de la incursión rusa sería avanzar hacia el sur en dirección a Kiev y rodear a las fuerzas ucranianas en el este. Así dividiría el país desde la frontera rusa hasta el Mar Negro. El lunes ya Putin dejó claro que Ucrania no tiene, a su juicio, derecho a la soberanía, porque es Rusia. Y si está en la OTAN plantea una amenaza a su seguridad. En realidad, el objetivo es someter a Ucrania. Y Putin no va a parar hasta establecer un gobierno títere.

Te puede interesar

Comentar ()