La guerra también se libra en los números y en la información oficial. El ministerio de Defensa ruso ha dado hoy una primera estimación de soldados fallecidos durante su invasión a Ucrania y admite haber perdido al menos a 498 combatientes. Una cifra muy alejada de la que viene dando cada día Ucrania, que aseguraba este miércoles por la mañana haber dejado fuera de combate a 5.840 soldados rusos en los primeros siete días de invasión.

El ministerio de Defensa ruso ha asegurado además que tiene constancia de 1.597 soldados heridos durante los combates.

Según las estimaciones ucranianas, las bajas rusas afectan también a su equipamiento. 211 tanques, 30 aviones, 31 helicópteros, 85 piezas de artillería, 862 vehículos de transporte, 40 lanzacohetes MLRS, 2 barcos, 355 coches, 60 camiones cisterna, 3 drones y 9 equipos de defensa antiaérea.

También hay disparidad en las cifras respecto a las bajas civiles, que Ucrania estima en casi 2.000 durante la primera semana de invasión, mientras que la ONU tiene constancia de al menos 136, aunque reconoce que el número tiene que estar muy infraestimado y la cifra es «mucho mayor» de la que se puede verificar.