América Latina | Internacional

Hernández, el 'Trump colombiano', disputará la Presidencia al izquierdista Petro

El empresario ha recibido ya el apoyo del candidato conservador Fico Gutiérrez, que ha quedado tercero

Gustavo Petro celebra su primer puesto en la primera vuelta en Colombia

Petro celebra junto a su esposa, y su candidata a la vicepresidencia Francia Márquez (d) la victoria. EFE

El camino a Casa Nariño del candidato del izquierdista Pacto Histórico se ha topado con un obstáculo inesperado: su rival en la segunda vuelta del 19 de junio será Rodrigo Hernández, el llamado Trump colombiano, que ha dejado fuera de combate al candidato del establishment, Fico Gutiérrez.

La coalición Pacto Histórico, que lidera Gustavo Petro, ha logrado 8,5 millones de votos (40,32%) de los votos. Junto a su candidata a la vicepresidencia Francia Márquez, Petro aspira a conseguir que la izquierda llegue por primera vez a la Presidencia de Colombia. Nunca ha gobernado la izquierda en Colombia. Por primera vez parte encabeza la primera vuelta, pero eso no le garantiza la victoria el 19 de junio.

En segundo puesto, el empresario Rodrigo Hernández, líder de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, ha obtenido 5,9 millones de votos (28,3%), con lo que ha sobrepasado al conservador Federico Fico Gutiérrez, que ha logrado algo más de cinco millones de votos (23,9%), en cabeza de Coalición por Colombia. El centrista Sergio Fajardo apenas reúne 888.000 votos, un 4,2%.

Fico Gutiérrez ya ha dado su apoyo al ex alcalde de Bucamaranga, que sobre el papel se sitúa así como favorito. El conservador contaba con el apoyo del presidente saliente, Iván Duque, que acaba su mandato con baja popularidad, y del ex presidente Álvaro Uribe, quien sigue manejando los hilos en la sombra de la política colombiana. Ahora estarán detrás de Rodrigo Hernández. El empresario se reunirá con Fajardo esta semana.

Hay cambios que no son cambios, que son suicidios. No demos un salto al suicidio»

gustavo petro, candidato de pacto histórico

«No nos hundamos más en la violencia, en la corrupción, y en la injusticia. Hay cambios que no son cambios, que son suicidios. No demos un salto al suicidio», ha dicho Gustavo Petro en «un día de triunfo».

El ex alcalde de Bogotá ha pedido a la sociedad colombiana que reflexione qué desea para los próximos cuatro años. «¿Queremos más violencia? ¿Queremos más corrupción? Mi contradictor está imputado por corrupción, ¿eso es lo que queremos? No es un proceso de mentira. Son indicios reales… ¿Seguimos por el camino de las frases huecas? Mientras lo que se encubre es mantener las cosas como están y aletargamos cuatro años más el cambio verdadero de Colombia».

Ha apelado al empresariado colombiano. «Diría al empresario temeroso que les propongo justicia social y estabilidad económica… Así la productividad crecerá y los salarios. La justicia social es una necesidad. A esa justicia social no llegaremos si hay corrupción, pero la corrupción no se combate con frases de Tik Tok».

El ‘viejito de Tik Tok’

De esta manera, ha aludido a su rival en la segunda vuelta, Rodrigo Hernández, que ha centrado su campaña en la lucha contra la corrupción, una lacra en Colombia, y con el foco puesto en las redes sociales. Por sus mensajes directos y a la vez lúdicos, es conocido como el viejito de Tik Tok. Hernández, que ha hecho su fortuna en el negocio de la construcción, era el mayor de los aspirantes a sus 77 años.

Son muchas sus similitudes con Donald Trump, el ex presidente de Estados Unidos. Aunque ha sido alcalde de Bucaramanga en 2015, se presenta como un candidato de la antipolítica, «la politiquería», en sus palabras. No participó en los debates y se ha tomado la campaña con tranquilidad, con pausas para descansar. Su candidatura ha despegado en el último mes de forma sorprendente.

Si bien asegura que su objetivo es acabar con los abusos de los corruptos, tiene un juicio pendiente en julio por las irregularidades en la contratación del servicio de basuras a una empresa para la que trabajaba como comisionista.

Promete a los colombianos ver una vez a año el mar y llegó a decir que admiraba a «un pensador alemán, Adolf Hitler». Luego dijo que había sido un lapsus. Sus comentarios despectivos sobre las mujeres son equiparables a los de Trump. Dijo que las venezolanas eran una fábrica de niños.

Ofrece un discurso diferente, campechano, sin filtro. Eso llama la atención. Cuestiona los mecanismos de representación»

lina cabezas, consultora en atrevia

«Rodolfo Hernández se ha llevado el voto de protesta, no de los que buscan el cambio, sino de los que protestan contra los partidos tradicionales», afirma Anna Ayuso, investigadora senior en el Cidob. «Ofrece un discurso diferente, campechano, sin filtro. Eso llama la atención. Cuestiona los mecanismos de representación», señala la colombiana Lina Cabezas, consultora de Asuntos Públicos en Atrevia. Curiosamente Hernández, a pesar de su avanzada edad, es muy popular entre los jóvenes.

Nada más conocerse los resultados, Hernández ha confesado a la periodista Angela Patricia Janiot, según informa El Tiempo de Bogotá: «Este es el resultado de un trabajo concienzudo, racional». Ha asegurado que seguirá «con el mismo discurso: no le decimos ni una mentira a los ciudadanos. Ese es nuestro discurso para convencerlos y emocionarlos y que actúen en consecuencia y voten como hoy». Ha prometido que encabezará «un gobierno que va a actuar con lógica ética y estética, como lo hicimos en la alcaldía».

Serán tres semanas trepidantes hasta la celebración de la segunda vuelta. Nunca antes había estado tan cerca la izquierda de llegar a la Presidencia. Pero el 40% de los votos no bastan para conseguirlo y Hernández va a contar con sólidos apoyos. El candidato antiestablishment tendrá el apoyo del establishment finalmente.

Te puede interesar

Comentar ()