Internacional

Inteligencia británica cree que Rusia ha sufrido "pérdidas devastadoras" entre sus oficiales jóvenes en Ucrania

El último informe del Ministerio de Defensa británico también habla de motines dentro de las filas rusas

Soldado ruso en Mariúpol

Soldado ruso en Mariúpol. EUROPA PRESS

Inteligencia británica cree que las tropas rusas sufren «pérdidas devastadoras» entre los oficiales intermedios y de rango bajo desde el comienzo de la guerra en Ucrania el pasado 24 de febrero.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido señala en su boletín informativo de este lunes a oficiales jóvenes y comandantes de brigadas entre las principales bajas dentro de las filas rusas, que ya superarían los 30.000 soldados, según las Fuerzas Armadas ucranianas.

«Es probable que Rusia haya sufrido pérdidas devastadoras entre sus oficiales intermedios y subalternos en el conflicto. La pérdida de gran parte de la generación más joven de oficiales profesionales probablemente empeorará sus problemas actuales para modernizar su enfoque de mando y control», revela el texto.

«Además, los grupos tácticos de batallón reconstituidos en Ucrania por los supervivientes de varias unidades serían menos efectivas debido a la falta de líderes subalternos.», añade el informe.

El ministerio de Defensa hace referencia, a su vez, a varios informes de motines dentro de las filas. «Con múltiples informes creíbles de motines localizados entre las fuerzas rusas en Ucrania, es probable que la falta de comandantes de pelotón y compañía experimentados y creíbles resulte en una mayor disminución de la moral y una disciplina persistentemente deficiente».

Defensa británica ya señalaba a mediados de este mes que los cada vez más escasos avances militares de Moscú en suelo ucraniano habrían hecho que el presidente ruso, Vladimir Putin, endureciese las represalias contra el Ejército. En concreto, debido al último gran fracaso del Kremlin en la contienda: Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania cuya resistencia ha impedido, por ahora, la toma por parte de los soldados rusos.

El segundo fiasco más importante después de la salida de Kiev por la que el teniente general Serhiy Kisel, comandante del primer Ejército de Tanques de la Guardia de Élite, ha sido «suspendido» de su cargo al igual que otros oficiales como Igor Osipov, comandante de la Flota del Mar Negro, al considerar el líder ruso que sus actuaciones desde el inicio de la invasión habrían sido «deficientes».

El mismo informe indicaba que estos despidos no harían más que acusar el desgaste y desquebrajar las tácticas militares sobre el terreno, en un sistema de Defensa donde prevalece una «cultura de encubrimientos y chivos expiatorios«.

Te puede interesar

Comentar ()