Europa | Internacional

La coalición conservadora, con Meloni en cabeza, logra la mayoría en Italia, según los primeros sondeos

El ultraconservador Fratelli d'Italia es el partido más votado, seguido por el Partido Democrático, de izquierdas

Giorgia Meloni, líder de Fratelli d'Italia

La líder de Fratelli d'Italia, Giorgia Meloni, en el mitin final. EFE

El partido Fratelli d’Italia, liderado por la ultraconservadora Giorgia Meloni, ha sido el más votada en las elecciones de este domingo, según los primeros sondeos a pie de urna. Ha logrado entre el 23 y 27% de los votos. Sus aliados de la Liga, encabezada por Matteo Salvini, con un decepcionante máximo del 12%, y Fuerza Italia, del incombustible Silvio Berlusconi, con un 7%, apuntalan la victoria del bloque de derechas, que tendría la mayoría en las dos Cámaras, de acuerdo con los primeros datos, difundidos por la cadena 7. La abstención ha sido histórica.

El bloque conservador sumaría el 42%, entre 227 y 257 escaños, en la Cámara de Diputados frente al 28,7%, entre 78 y 98 puestos, del bloque de centro izquierda. El Movimiento 5 Estrellas tendría entre 36 y 56. En el Senado el centro derecha sumaría el 42,6%, entre 11 y 131, y la izquierda un 27%, entre 33 y 53, según YouTrend. Los conservadores se ven favorecidos por presentarse unidos, sobre todo en los distritos uninominales que se deciden por mayoría.

El Partido Democrático, con Enrico Letta al frente, se ha quedado en segundo lugar con una horquilla entre el 17% y el 21%%. Es un resultado por debajo del 22% de las europeas de 2019. El PD se ha presentado aliado con otros dos partidos más pequeños, Más Europa, de Emma Bonino, y Compromiso Cívico de Luigi di Maio, que dejó a los grillini.

El Movimiento 5 Estrellas, con el ex primer ministro Giuseppe Conte como primer espada, habría logrado entre el 13,5% y el 17,5%. Es la tercera fuerza, lo que se considera un éxito de Conte.

El llamado tercer polo en el que están Matteo Renzi y Carlo Calenda han obtenido el 7%. El mínimo para los partidos es del 3% pero hay candidatos que compiten por distritos uninominales como Di Maio y Bonino. 

La división de la izquierda obraba en su contra desde el principio y se ha confirmado con los sondeos. La ley electoral, llamada Rosatellum, favorece a los partidos que se presentan en coalición previa porque en los distritos uninominales, que se deciden por mayoría absoluta tienen más ventajas. Dos tercios de los puestos se deciden de forma proporcional y un terciador mayoría. También hay que tener en cuenta que la Cámara de diputados cuenta ahora con 400 diputados y el Senado 200 más seis vitalicios, tras la reducción decidida por la reforma de 2020. 

La participación ha bajado unos ocho puntos, la más baja de la historia con apenas un 64%. En 2018 fue del 72,93%. Ha descendido especialmente en el sur, donde tenía depositadas sus esperanzas la izquierda, y sobre todo el Movimiento 5 Estrellas. 

“La desafección es enorme y puede responder al cansancio de la política o a la ausencia de estar ante unas elecciones nada competidas. Todos sabían que la derecha iba a arrasar y eso puede desincentivar el voto”, afirma el politólogo Daniel V. Guisado, coautor con Jaime Bordel de Salvini y Meloni. Hijos de la misma rabia

Voto a ultimísima hora

Giorgia Meloni se ha hecho esperar. Es la primera vez que una candidata de un partido con aspiraciones a gobernar vota poco antes de las 23 horas, cuando cierran los colegios. Ha dicho que no quería entorpecer el voto a los ciudadanos, dada la expectación que había en su colegio electoral romano donde la prensa estaba esperándole por la mañana. Previamente había difundido una foto en Instagram donde con dos melones en sus manos decía la fecha para dejarlo todo claro sin saltarse la ley. 

Fratelli d’Italia es el único partido que estaba en la oposición durante la legislatura que ahora termina. Todas las otra formaciones, incluida la Liga y Fuerza Italia, dieron su apoyo al ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que cayó en julio pasado, tras las discrepancias primero mostradas por el Movimiento 5 Estrellas y luego por Fuerza Italia y la Liga. En 2018 el partido que lidera Meloni apenas superó el 4%.

Silvio Berlusconi, de 85 años, ha votado en Milán como si fuera una estrella del rock, aclamado por sus seguidores: “Silvio, Silvio”. Ha mostrado su satisfacción al ver colas en los colegios electorales. Y ha dicho que estaban convencido de que vencería a Salvini. El líder de la Liga ha dicho que si la coalición conservadora tiene mayoría habrá un gobierno estable durante cinco años. Sería lo nunca visto en Italia, donde la media de los gobiernos es de año y medio. Pero Salvini ha sido uno de los perdedores de la jornada.

Habrá que esperar a los resultados en la madrugada para saber si lo amplia que es la mayoría conservadora. De formarse un gobierno encabezado por Fratelli d’Italia, con la Liga y Fuerza Italia, sería el más conservador de los que ha tenido Italia desde la Segunda Guerra Mundial. 

Aún habrá que esperar para que se forme el gobierno, ya que hasta el 13 de octubre no se constituyen las Cámaras. Primero se elegirán el presidente del Senado y de la Cámara de Diputados. El presidente de la República, Sergio Mattarella, convocará entonces a los partidos y encomendará la formación de gobierno, que tendrá que ponerse manos a la obra para aprobar los presupuestos antes de fin de año y acometer la crisis económica que afronta el país. Mientras tanto, seguirá en funciones Mario Draghi. Si se confirman los pronósticos es posible que una mujer sea por primera vez la jefa del Consejo de Ministros.

Te puede interesar

Comentar ()