Internacional

Rusia vuelve a bombardear Kiev cuatro meses después

Bombardeos en Kiev

Foto difundida por el servicio de prensa del Servicio Estatal de Emergencias (SES) de Ucrania muestra a un socorrista ayudando a un herido en los lugares de los bombardeos en Kiev. EFE

«Putin está dispuesto a eliminarnos de la faz de la tierra. Nos quieren exterminar», ha dicho el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, al informar sobre los bombardeos con los que han amanecido los ciudadanos en varias urbes del país, entre ellas la capital, Kiev. Unos 75 misiles Kalibr han caído sobre Ucrania desde buques de la flota rusa. Más de la mitad han sido interceptados, según el comandante en jefe de las tropas ucranianas, Valerii Zaluzhnyi.

La escalada de tensión en Ucrania se ha visto especialmente incrementada tras el ataque al puente de Crimea, un símbolo para Putin, que lo inauguró en 2018. Rusia ha vuelto a poner Kiev en el centro de su objetivo, al bombardear de forma continuada durante casi seis horas por primera vez desde junio. Al menos ocho personas han muerto y 24 han resultado heridas por los bombardeos en el barrio de Shevchenkivskyi, según Ukrininform.

Zelenski ha lanzado un mensaje a la población poco después de conocerse esta oleada de bombardeos en todo el país. «Intentan destruirnos y borrarnos de la faz de la tierra. Destruir a nuestra gente que duerme en casa en Zaporiya. Matar a la gente que va a trabajar en Dnipro y Kiev. Las alarmas aéreas no cesan en toda Ucrania. Caen misiles. Por desgracia, hay muertos y heridos. Por favor, no abandonen los refugios. Cuiden de sí mismos y de sus seres queridos. Aguantemos y seamos fuertes». Ha difundido un video con imágenes de la capital.

En la misma línea hablaba su asesor, Andriy Yermak: «Los cobardes luchan contra los parques infantiles, los niños y la gente… Esta es otra señal para el mundo civilizado de que la cuestión rusa debe resolverse por la fuerza».

A continuación, el presidente Zelenski ha hablado con el canciller alemán, Olaf Scholz, y tras esa conversación se ha convocado una reunión de urgencia del G-7, que preside Alemania. Zelenski participará con el fin de exigir la mayor contundencia frente al Kremlin, por llevar la guerra hasta las ciudades y las infraestructuras básicas para la superviviencia. Hasta 11 instalaciones de suministro de agua y electricidad han quedado dañadas en diversas ciudades, entre ellas Kiev y Leópolis.

El barrio que ha sido objetivo de las bombas rusas en Kiev es muy concurrido a primera hora de la mañana y hay un gran parque en el que se ha visto un gran socavón. Un reportero de Wall Street Journal, Matthew Luxmoore, ha indicado como el parque Shevchenko, en el centro de la ciudad, suele estar lleno de gente y de músicos callejeros.

Apenas unas horas después el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que el ataque al puente de Kerch era un «acto terrorista contra una infraestructura crítica en la Federación Rusa» y culpó a los servicios secretos de Kiev con ayuda de ciudadanos rusos. Este lunes reúne a su Consejo de Seguridad para abordar la situación sobre el terreno, después de derrotas sucesivas desde septiembre y el golpe al puente de Kerch, que denota la debilidad rusa, que no controla sus propias infraestructuras en la anexionada Crimea.

Contra ello, van a optar por lo que se ha visto esta mañana de lunes por intensificar su crueldad contra la población civil. Para ello, han nombrado al general Serguei Surovikin al mando de las fuerzas en Ucrania. El general Surovikin, con fama de corrupto y sanguinario, logró éxitos para Rusia y su aliado Asad en Siria con bombardeos indiscriminados sobre población civil. El general Surovikin dejó arrasada Alepo, en Siria.

El ascenso del líder checheno, Ramzan Kadirov, a coronel general, va en el mismo sentido. Kadirov es partidario de ataques como los sufridos esta mañana en Kiev y otras ciudades ucranianas. Este lunes ha expresado su alegría por los bombardeos con los que Rusia ha castigado a la población civil.

El domingo fue Zaporiya el objetivo de los bombardeos. Durante más de diez horas sufrieron sus habitantes los ataques. Es una de las zonas que se ha atribuido Rusia sin controlar todo el territorio.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, afirma que las explosiones se han sentido en el distrito de Shevchenkisky, una zona que incluye el casco antiguo. «Múltiples explosiones en el distrito de Shevchenkivsky, en el centro de la capital. Todos los servicios en marcha. Habrá detalles más tarde», ha dicho el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, en un breve mensaje en su cuenta en Telegram.

Ruslan Stefanchuk, presidente del parlamento de Ucrania, ha acusado a los «terroristas rusos» del «fuerte ataque con misiles» que ha sufrido el centro de Kiev este lunes por la mañana. «Hay gente quemada viva en sus coches», ha advertido la Rada de Ucrania en Telegram. Según el diario Kyiv Independent, han sido al menos cuatro explosiones las que se han escuchado en el centro de la capital y provocado la visión de varias columnas de humo en el centro de la ciudad.

Anton Gerashchenko, asesor del Ministerio del Interior ucraniano, ha señalado a través de su cuenta en la red social Twitter que «el centro de Kiev ha sido atacado con drones kamikazes». Según la agencia ucraniana de noticias Ukrinform, varios vehículos están ardiendo en el lugar de uno de los impactos.

Matti Maasikas, embajador de la UE en Ucrania, ha compartido en Twitter una imagen del resultado de los bombardeos en una calle del centro de Kiev tras los bombardeos.

Hay informes de explosiones en otras ciuadades como Zhytomyr, Jmeltnitsky, Dnipro y Ternopil. También en Leópolis, donde su alcalde, Andriy Sadovyi, ha informado en Telegram que también ha sido bombardeada la ciudad, cercana a la frontera de Polonia. Ha pedido a los ciudadanos ucranianos que se protejan en los refugios y que los estudiantes no acudan a los colegios, institutos y universidades.

Putin busca sembrar el terror en la población civil, ya que en el campo de batalla está fracasando estrepitosamente. La contraofensiva en la región de Járkov ha ido a toda velocidad en septiembre y sigue adelante. A la vez, los ucranianos están retomando la región de Jersón, e incluso amenazan con abrir otro frente en el centro, Melitopol, que dividiría las zonas tomadas por Rusia en dos. El punto culminante de la humillación rusa ha sido la explosión en el puente de Kerch, la joya de la corona para Rusia tras su anexión de Crimea en 2014. A estas derrotas, el Kremlin solo sabe responder con ataques contra la población civil.

«Ha sido una buena mañana en Kiev», ha escrito Colonelcassad, un bloguero militar ruso con casi 800.000 suscriptores en Telegram. «Miren cuánto ha mejorado Kiev bajo Surovikin», ha señalado otro, en referencia al general ahora a cargo de las tropas rusas en Ucrania. Nos esperan jornadas aún más dramáticas en Ucrania.

Te puede interesar

Comentar ()