Internacional

Los periodistas y sus familias siguen luchando contra el miedo al espionaje en Marruecos

Un vendedor subsahariano en la ciudad de El Aaiun, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos

Un vendedor subsahariano en la ciudad de El Aaiun, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos Equipe Media

El pasado julio, cuando la investigación del Proyecto Pegasus reveló que el periodista marroquí encarcelado Soulaiman Raissouni había sido seleccionado para ser vigilado por el programa espía Pegasus, de fabricación israelí, el periodista sólo pudo reírse. «¡Estaba tan seguro!», dijo su esposa Kholoud Mokhtari que Raissouni desde la cárcel.

Raissouni es uno de los siete periodistas locales citados por el Proyecto Pegasus -un consorcio de investigación de organizaciones de medios de comunicación- como objetivo potencial o confirmado del programa espía Pegasus. La noticia no hace más que validar lo que la comunidad de periodistas marroquíes sospechaba desde hace tiempo: que el vasto aparato de inteligencia del Estado ha estado vigilando todos los movimientos de algunos periodistas.

Pioneros en vigilancia

Los periodistas marroquíes fueron de los primeros en todo el mundo en denunciar el uso de programas de espionaje contra reporteros, señalando la vigilancia digital ya en 2015. En 2019 y 2020, Amnistía Internacional anunció los resultados de los análisis forenses que confirmaban el uso de Pegasus en el teléfono de al menos dos periodistas marroquíes, Omar Radi y Maati Monjib. La posterior acción del Estado contra algunos de los periodistas vigilados puso de manifiesto la continua amenaza que pesa sobre los medios de comunicación independientes de Marruecos, y reforzó la conclusión del Comité para la Protección de los Periodistas de que los ataques con programas espía suelen ser precursores de otras violaciones de la libertad de prensa.

Tanto Raissouni como Radi están encarcelados en Marruecos por lo que su familia y sus colegas describen como acusaciones falsas de delitos sexuales. Taoufik Bouachrine, otro periodista que, según el Proyecto Pegasus, fue objeto del programa espía, está encarcelado por cargos similares.

Los periodistas marroquíes fueron de los primeros en todo el mundo en denunciar el uso de programas de espionaje contra reporteros

El Proyecto Pegasus no ha podido analizar los teléfonos de todos los nombrados como objetivos de vigilancia para confirmar la infección, y el gobierno marroquí ha negado repetidamente haber utilizado Pegasus. Sin embargo, muchas de las fotos, vídeos, textos y llamadas telefónicas privadas de los tres periodistas, así como las de sus familiares, se publicaron en periódicos y sitios progubernamentales como Chouf TV, Barlamane.com y Telexpresse, y posteriormente se utilizaron como pruebas contra los periodistas en los tribunales.

Bouachrine, antiguo redactor jefe del periódico local independiente Akhbar al-Youm, fue detenido en febrero de 2018, y cumple una condena de 15 años de prisión por numerosos cargos de agresión sexual y tráfico de personas. Su esposa, Asmae Moussaoui, dijo al comité en una llamada telefónica en mayo de 2022 que cree que también fue vigilada.

En abril de 2019, Moussaoui dijo que llamó a una empresa privada de comunicaciones con sede en Washington, D.C., para que la ayudaba a publicar anuncios en periódicos estadounidenses sobre el caso de Bouachrine, con la esperanza de que la publicidad pudiera ayudar a los esfuerzos para liberar a su marido. Al día siguiente, Barlamane publicó un artículo en el que afirmaba que Moussaoui había pagado decenas de miles de euros a la empresa, con el dinero que la periodista supuestamente había ganado con sus actividades de tráfico de personas. Human Rights Watch describe a Barlamane como «estrechamente vinculada a los servicios de seguridad».

Al sospechar que la estaban vigilando, Moussaoui acudió a uno de los abogados de su marido, que les propuso «hacer una broma» que les ayudara a detectar si las autoridades la estaban espiando realmente. El abogado «me llamó y me propuso que habláramos con las supuestas víctimas de Taoufik para reconciliarnos, cosa que en realidad no teníamos intención de hacer». Al día siguiente, la prensa sensacionalista publicó un artículo en el que se decía que nuestra familia planeaba sobornar a cada víctima con dos millones de dirhams [20.150 dólares] para que abandonaran el caso. Entonces estuve muy segura [de la vigilancia]», dijo Moussaoui .

Ha puesto de manifiesto la desesperación de Marruecos y hasta qué punto está dispuesto a llegar para silenciar a los periodistas

El periodista marroquí y defensor de la libertad de prensa Maati Monjib, cofundador de la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación (AMJI), tuvo una experiencia similar. Monjib fue detenido en diciembre de 2020 y condenado a un año de prisión al mes siguiente tras ser declarado culpable de poner en peligro la seguridad del Estado y de fraude por blanqueo de capitales. Este último cargo se deriva del trabajo de AMJI ayudando a los periodistas de investigación a solicitar subvenciones, relató Monjib en una llamada telefónica.

«Durante una de nuestras reuniones en AMJI en 2015, mencioné que necesitábamos buscar subvenciones para apoyar a más periodistas. Al día siguiente, uno de los tabloides publicó una noticia en la que se afirmaba que Maati Monjib daba 5.000 euros [5.260 dólares] a cada periodista que criticara al director general de la seguridad nacional. Esto es una prueba de que estaban escuchando nuestra reunión», apuntó Monjib.

Tomar precauciones

Las revelaciones han obligado a los periodistas y a sus familiares a tomar precauciones contra la vigilancia, una tarea nada fácil dada la dificultad de detectar una infección de software espía sin ayuda forense. «[Raissouni] me dijo que intentara estar a salvo, así que estoy haciendo todo lo posible», aseveró Mokhtari, la esposa de Raissouni, al CPJ.

«Aparte de las precauciones habituales que tomo para proteger mi teléfono, lo actualizo con regularidad y nunca guardo en él fotos personales ni mensajes o correos electrónicos importantes», dijo. «También compro un nuevo teléfono cada tres meses y destruyo el antiguo, lo que ha supuesto un coste económico para mi familia. Pero, sinceramente, no se puede escapar de ello. La persona más experta en tecnología que conozco es nuestro amigo Omar Radi. Tomó todas las precauciones necesarias contra el hackeo, y aun así consiguieron infectar sus dispositivos».

Monjib lleva sus dispositivos a los expertos en tecnología casi a diario para que comprueben si hay fallos y los limpien y tampoco contesta nunca a las llamadas telefónicas, sólo utiliza la aplicación de mensajería encriptada Signal y siempre habla en clave.

Desde hace años, no hay medios de comunicación independientes ni asociaciones de periodistas en Marruecos

Aboubakr Jamai, destacado periodista marroquí y ganador del Premio Internacional a la Libertad de Prensa del CPJ en 2003, fue seleccionado para ser vigilado con Pegasus en 2018 y 2019 -y confirmado como objetivo en 2019- a pesar de que vive en Francia desde 2007, según el Proyecto Pegasus. Cree que el gobierno marroquí es el culpable de los ataques con software espía, y que la vigilancia ha garantizado efectivamente el fin del periodismo independiente en el país, dijo en una llamada telefónica.

El Comité para Protección de Periodistas envió un correo electrónico al Ministerio del Interior marroquí en septiembre para pedirle comentarios, pero no recibió ninguna respuesta. «Desde hace años, no hay medios de comunicación independientes ni asociaciones de periodistas», afirmó Jamai. Lo que queda ahora es un puñado de individuos que tienen voces fuertes y deciden hacerse eco de ellas utilizando algunos sitios web de noticias, pero sobre todo plataformas de medios sociales».

Aun así, Jamai -que no dio crédito a las anteriores negaciones del gobierno sobre el uso de Pegasus– vio un resultado positivo de las revelaciones del software espía. «Ha puesto de manifiesto la desesperación de Marruecos y hasta qué punto está dispuesto a llegar para silenciar a los periodistas», dijo. «Ahora todo el mundo sabe que el Estado marroquí utiliza Pegasus para espiar a los periodistas».


El Comité para la Protección de los Periodistas es una organización independiente y sin ánimo de lucro que promueve la libertad de prensa en todo el mundo. Defendemos el derecho de los periodistas a informar de forma segura y sin temor a represalias.

Esta información procede del informe del comité «Cuando el software espía convierte los teléfonos en armas: Cómo la vigilancia sin clic amenaza a los reporteros, las fuentes y la libertad de prensa mundial».

Te puede interesar

Comentar ()