Europa | Internacional

Rusia se dispone a librar "la madre de todas las batallas" en Jersón, según Ucrania

Putin acusa a Kiev de preparar un ataque con bomba sucia mientras observa las maniobras en previsión de un ataque nuclear

Rusia lanza un misil durante sus ensayos militares en Plesetsk.

Rusia lanza un misil durante sus ensayos militares en Plesetsk. EFE

Jersón tiene un valor simbólico para el líder ruso, Vladimir Putin. Es la única capital de provincia ucraniana ocupada después de la invasión del 24 de febrero. Los ucranianos están avanzando en todos los frentes, aunque en la región de Jersón van ahora más lentos. Pero Kiev cuenta con una defensa férrea de la capital, donde viven unas 300.000 personas.

Mientras tanto, Putin ha observado un ensayo de ataque nuclear masivo, unos ejercicios que se realizan anualmente pero que en este contexto bélico han despertado mayor atención. Ha reconocido el líder del Kremlin que la posibilidad de conflicto mundial es «más alta», por el apoyo de Occidente a Ucrania, y, como han hecho otros dirigentes rusos, ha advertido de que Ucrania prepara un ataque con «bombas sucias».

Un asesor del presidente Volodimir Zelenski, Oleksiy Arestovych, ha asegurado que las tropas rusas están dispuestas a librar «la madre de todas las batallas» para defender esta ciudad. Unas 70.000 personas habrían salido de la localidad hacia el este, presionadas por el Kremlin y las autoridades prorrussas.

«En el caso de Jersón todo está claro. Los rusos se están reagrupando allí. Nadie está dispuesto a retirarse. Al contrario, la madre de todas las batallas se librará en Jersón», ha añadido en un video Arestovych. En declaraciones a FreeDom, que cita TSN, el experto militar Oleh Zhdanov apunta que Putin está dispuesto a luchar en Jersón «hasta el último soldado».

Si los rusos se disponen a defender Jersón a todo trance, solo será porque Putin considere que el coste político de una victoria ucraniana mina aún más su prestigio y liderazgo»

Jesús m. Pérez triana, analista de seguridad y defensa

«Si los rusos se disponen a defenderla a todo trance, solo será porque Putin considere que el coste político de una victoria ucraniana simbólica mina aún más su prestigio y liderazgo. Desde el punto de vista militar ruso, tendría sentido retirarse a la margen oriental del río Dnipro porque es más fácil atrincherarse detrás de un obstáculo natural considerable. Quizá esté el cálculo de que una retirada organizada y simultánea es imposible por dos cuellos de botella: el puente Antoniviskyi y la presa de Nova Kajovska», señala Jesús M Pérez Triana, analista de seguridad y defensa.

De las cuatro regiones ucranianas anexionadas después de un simulacro de referéndum por la Federación Rusia, Jersón es posiblemente la que tiene mayor importancia estratégica. Por Jersón pasa la carretera que conduce a Crimea, anexionada ilegalmente por Rusia en 2014, y allí nace el río Dnipro, que secciona Ucrania.

Si se libra una batalla calle por calle en Jersón, será complicado para las tropas ucranianas. Según el general retirado, Francisco Gan Pampols, «una zona urbanizada es por definición un campo de batalla complejo que favorece al defensor como ya hemos visto. Stalingrado fue la tumba del ejército alemán. Si la Federación Rusia decide dar una batalla defensiva decisiva en Jersón es un factor disruptivo para el modelo de ejército ucraniano que tendría muchas posibilidades de salir mal parado. Es una opción muy probable y esa defensiva se prepara en poco tiempo. Con dos semanas es suficiente».

Las tropas ucranianas no están todavía a las puertas. Los avances son lentos en los últimos días, aunque los hay en todos los frentes. En el sur los rusos tienen problemas con los suministros. «Lo sabemos y ellos saben que lo sabemos así que presionamos en el sur con el fin de que liberen todo lo que está por encima del río Dnipro. Los rusos han colocado muchos soldados y equipamiento, tienen a sus mejores hombres allí. Pero la logística es un problema para ellos. Todos estamos pendientes del sur», afirma el analista militar ucraniano Mark Savchuk.

El ministro ucraniano de Defensa, Oleksii Reznikov, ha reconocido que en los últimos días la contraofensiva en el sur está presentando más dificultades por el tiempo y el terreno. Los rusos están utilizando los canales y las vías de riego como trincheras y es tiempo de lluvias, y con el barro los blindados tienen más dificultades.

La batalla de la información

La batalla sobre el terreno lleva un ritmo y la batalla de la información otro. Desde Rusia insisten en que Ucrania prepara una bomba sucia y que responderán si dan este paso. Las bombas sucias emiten residuos tóxicos y funcionan de forma similar a las armas químicas.

Este miércoles ha sido Putin el que ha lanzado estas acusaciones, que Ucrania niega categóricamente. Para EEUU, Francia y Reino Unido es solo un pretexto del Kremlin para incrementar su escalada. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha sido contundente: «Es absurdo».

Temen un ataque de bandera falsa. Es decir, atribuirán a Ucrania lo que harán ellos. El presidente de EEUU, Joe Biden, ha reiterado que las consecuencias serían gravísimas. «Sería un error increíblemente grave», ha señalado Biden, en relación a la posibilidad de un ataque nuclear por parte de Rusia.

La tónica de la propaganda rusa ha sido siempre sobrecargar de información y acusar a la otra parte, de tal forma que acabes por no creer en nada»

victor vasilescu, politólogo

«No sé si irán tan lejos como para hacer un ataque con bandera falsa con bombas sucias. Es posible que eso suceda, pero la tónica de la propaganda rusa ha sido siempre sobrecargar de información y acusar a la otra parte, de tal forma que acabes por no creer en nada. La idea es quemar al contrario, informativamente hablando. Si finalmente lo hacen, creo que tienen muy claro que es el final de su flota en el Mar Negro», señala el politólogo Victor Vasilescu.

Para mostrar músculo, este miércoles el Ejército ruso ha llevado a cabo unas maniobras por tierra, mar y aire con misiles capaz de portar cabezas nucleares. El ministro ruso de Defensa, Serguei K. Shoigu, ha confirmado que la operación había sido un éxito. Rusia había informado a Estados Unidos sobre la ejecución de estos ejercicios.

Lo que son hechos y no declaraciones son los ataques contra la infraestructura energética de Ucrania. Rusia busca que la población civil empiece a amilanarse. Para ahorrar energía el gobierno de Kiev ha pedido a los refugiados ucranianos que no vuelvan durante el invierno al país. «Buscan que millones de ucranianos se queden sin electricidad. Pero también fracasarán. Esta guerra para nosotros es demasiado importante como para perder y todos en Ucrania comparten esta visión», concluye Savchuk.

Te puede interesar

Comentar ()