Europa | Internacional

El Dniéper como escudo: por qué los rusos pueden abandonar Jersón

La situación en torno a la ciudad es confusa, pero si hubiera un repliegue hacia el margen oriental sería para evitar ser cercados

E.I. Gráficos

¿Es posible que los rusos se retiren de Jersón? Ni los ucranianos daban crédito a la información que desde primera hora del jueves corría por las redes sociales. La portavoz del Comando Sur de Ucrania pedía obrar con precaución y tener en cuenta que podría tratarse de una trampa. Jersón es la primera ciudad que tomaron los rusos después de la invasión del 24 de febrero y tiene un valor simbólico desde el punto de vista político. Por ello, el anuncio de retirada de las tropas rusas, cuando aún los ucranianos no están acechando, levanta sospechas. Habría una razón militar: el río Dniéper, que cruza desde el norte al suroeste el país puede ser un parapeto natural si se emplazan en la orilla oriental. Pero una retirada no se organiza tan fácilmente y aún no se han registrado movimientos de gran calibre.

La bandera de la Federación Rusa dejó de verse en el edificio del gobierno regional. En otros aún se conservaban las enseñas. Desde las redes sociales del grupo Wagner, los mercenarios que colaboran con el ejército ruso, aseguraban que las habían quitado para que los ucranianos no pudieran hacerse fotos mientras la arriaban como han hecho en otras ocasiones. Y confirmaban que se había ordenado la retirada de tropas, una vez que se había instado a los civiles a que dejaran la orilla occidental del río Dniéper y pasen a la zona oriental. Han dejado algunas posiciones como el aeropuerto de Chornobaivka.

El cruce de un río como el Dniéper es una operación militar complejísima»

teniente general francisco gan pampols

«Jersón está en la orilla occidental del río Dniéper y sin medios de paso útiles las fuerzas rusas quedarían aisladas en esa zona. Una ciudad es siempre más fácil de defender, pero si se replegaran a la orilla oriental, la izquierda, sería porque los rusos creen que podrían quedar cercados y así podrían utilizar el río como obstáculo principal para la defensa. En otoño además crece el caudal. Y si volaran la presa de Nova Kajovka, el nivel de las aguas se elevaría y los rusos podrían buscar un punto más elevado para batir desde allí a las tropas ucranianas», señala el teniente general Francisco Gan Pampols.

«Nadie abandona una ciudad como Jersón, si no cree que va a quedar aislado y que la resistencia no va a tener ningún resultado práctico», añade Gan Pampols. En caso de haberlo hecho, esta razón les avalaría. Subraya el experto que el «cruce de un río como el Dniéper es una operación militar complejísima y que produce muchas bajas». Pero Gan Pampols no constata la retirada sino que explica a qué podría deberse.

Así pues, la operación tendría lógica desde el punto de vista militar, aunque pueda desde el punto de vista político, Putin tendría que explicar este giro de guion. Una vez anexionada la región de Jersón, como consecuencia de los referendos farsas, dejar su capital es complicado de argumentar para el político, pero si se está haciendo realmente y no hay otra operación en marcha, sí tendría sentido para ahorrar bajas y poner a salvo armamento.

De hecho, a los rusos les iba a ser difícil mantener el suministro a sus tropas en el margen occidental al ritmo que van destruyendo puentes y artillería los ucranianos. Los HIMARS están siendo muy efectivos para los ucranianos. Jesús Manuel Pérez Triana, analista de seguridad y defensa, indica cómo «esto ha sido una batalla entre los zapadores rusos reparando puentes y los artilleros ucranianos machacándolos».

Apunta la posibilidad de que en Rusia hayan calculado que era insostenible la situación. «Militarmente tendría sentido que se replegaran a la orilla oriental y dejar que los ucranianos se estrellen cruzando el río», dice el autor de Guerrasposmodernas.com y FlancoSur.com.

Serguei Surovikin, jefe de las fuerzas rusas en Ucrania, advirtió de que se tendrían que adoptar decisiones duras, y una retirada de Jersón sería muy relevante para los ucranianos. De este modo, todos los expertos recelan de qué se propone en realidad Rusia y nadie confirma aún que la retirada se esté dando a gran escala. Surovikin asumió el mando a principios de octubre cuando los halcones cuestionaron al alto mando militar ruso por un mes de septiembre con graves pérdidas en todos los frentes.

«Incluso si retiraran el grueso de las tropas, tendrían que dejar fuerzas pantalla para cubrir la retirada, posiblemente incluso vestidos de civiles, lo que supondría combates. En cualquier caso sigue siendo cuestión de tiempo que pierdan la orilla occidental del Dniéper, aunque por ahora están siendo capaces de contener a los ucranianos. No están tan faltos de munición y suministros», señala Christian D Villanueva, director de la Revista Ejércitos. «Parece claro que a medio plazo las tropas rusas no tendrán más remedio que abandonar la orilla occidental del Dniéper en algún momento. Ahora bien, a medio plazo podría ser hacia finales de año más que en un par de semanas, coincidiendo con la llegada del frío, que favorecerá de nuevo la movilidad ucraniana», se explica en el balance del día 253 de la guerra en Ucrania en Revista Ejércitos

Concluye el artículo que «Rusia ha decidido retirarse de la orilla occidental del Dniéper, pero que no lo hará de forma abrupta, sino imponiendo un alto costo a Ucrania». Y subraya que «Surovikin y sus oficiales saben que de la capacidad para gestionar el tránsito de un escenario a otro, dependen sus posibilidades de éxito, de ahí que estén conduciendo la retirada con extrema cautela, acompañándola de una campaña de desinformación y dilatándola en el tiempo».

Aún no está claro si Rusia tiene intención de luchar por la ciudad de Jersón… Soy escéptico sobre la posibilidad de que abandone sin ser presionada»

michael kofman, investigador en seguridad experto en rusia y ucrania

Uno de los mayores investigadores sobre Rusia y Ucrania, Michael Kofman, que acaba de estar sobre el terreno, confiesa en un hilo de Twitter que «la situación en Jersón está lejos de ser comprensible». Según Kofman, «las fuerzas rusas parecen retirarse de algunas partes y se repliegan, pero también se refuerzan con personal movilizado. A pesar de la limitación de suministros, las fuerzas rusas no parecen haberse quedado sin munición». Reconoce que hay señales contradictorias, pero las evidencias apuntan a «una decisión rusa de retirarse de la orilla derecha del río y evitar ser cercados allí y ahorrar costes». Sin embargo, subraya que «aún no está claro si Rusia tiene intención de luchar por la ciudad de Jersón, tal vez utilizando más unidades prescindibles y movilizadas y conservando las mejores tropas. Soy escéptico sobre la posibilidad de que Rusia abandone todas las posiciones en esa zona sin ser presionada a la fuerza, pero podría equivocarme».

Te puede interesar

Comentar ()