Europa | Internacional SEGÚN LA AGENCIA AP Y FUENTES DE EEUU

El misil que cayó en Polonia fue lanzado por Ucrania para interceptar un ataque ruso

El presidente de EEUU, Joe Biden, considera "improbable" que el artefacto proceda de Rusia

Agentes de policía polacos patrullan en el pueblo de Przewodow, en el sureste de Polonia

Agentes de policía polacos patrullan en el pueblo de Przewodow, en el sureste de Polonia tras la explosión causada por un misil de posible procedencia rusa. EFE

La investigación sobre la explosión que tuvo lugar en la tarde del martes en Przewodóv, a diez kilómetros de la frontera ucraniana, apunta a que habría sido lanzado por fuerzas ucranianas en un intento de interceptar misiles rusos, tal y como anticipaba esta mañana Associated Press, citando fuentes estadounidenses. Horas después, First Squawk con fuentes de la OTAN, ha confirmado la noticia asegurando que el presidente de EEUU, Joe Biden, ha informado a sus socios del G7 y a los aliados que la explosión en Polonia fue causada por un misil de defensa aérea de Ucrania.

El presidente de EEUU ya había advertido desde Bali, donde asiste al G20, que consideraba «improbable» que el misil procediera de Rusia. Ahora se confirma que el ataque no procedía de Rusia.

El Ministerio polaco de Asuntos Exteriores describió el misil en su primera valoración como un artefacto «de fabricación rusa». Podría tratarse de misiles tierra-aire S-300 que también posee Ucrania. Dos agricultores, de 62 y 64 años, murieron como consecuencia de la explosión. Cerca de Przewodów, en territorio ucraniano, se encuentra la central eléctrica de Dobrotvirska, que fue objetivo de los misiles rusos.

Después de una reunión del Comité del Consejo de Ministros para Asuntos de Seguridad Nacional y Defensa, pusieron en alerta a las tropas y llamaron a consultas al embajador ruso en Varsovia.

La OTAN celebra este miércoles una reunión de embajadores de la OTAN, bajo presidencia del secretario general, Jens Stoltenberg. Existía la posibilidad de que se invocara el artículo 4 que insta a que la Alianza Atlántica mantenga consultas en caso de que un aliado se sienta amenazado. Ya se ha activado varias veces. Si se consideraba como un accidente, no se llegaría a invocar el artículo 5 o de la defensa colectiva. En todo caso para aplicarse requiere unanimidad y no siempre conlleva respuesta militar.

Es la primera vez que se investiga si Rusia ha lanzado un ataque sobre un país perteneciente a la OTAN desde que invadió Ucrania el pasado 24 de febrero. Desde un principio, el caso se ha tratado como si fuera un accidente más que un ataque intencionado. La respuesta cambiaría sustancialmente, si bien está claro que el origen está en el contraataque lanzado por el Kremlin en toda Ucrania como respuesta a su derrota el fin de semana pasado en Jersón.

Quienes han acusado con más contundencia al Kremlin han sido las autoridades ucranianas, encabezadas por el presidente, Volodimir Zelenski. «El terror no se limita a nuestras fronteras nacionales. Los misiles rusos han golpeado Polonia… Han disparado misiles en un territorio de la OTAN. Esto es un ataque ruso a la seguridad colectiva. Es una escalada significativa. Debemos actuar».

El ministro ucraniano de Defensa, Oleksi Reznikov, recordaba que lo que ha sucedido responde a las advertencia de Kiev. «Llevamos tiempo pidiendo que se cierren los cielos, porque los cielos no tienen fronteras. No las tienen para Rusia y sus misiles sin control. No las tienen para nuestros vecinos de la UE y la OTAN. Fuera los guantes. Es hora de ganar». Ucrania va a insistir en que necesitan misiles de mayor alcance, como los ATACMS, con un alcance de 300 kilómetros. Los antimisiles HIMARS han permitido a Ucrania grandes avances sobre las tropas rusas.

Sin embargo, el Ministerio ruso de Defensa desmintió que hubieran atacado territorio polaco y aseguró que los restos encontrados no eran rusos. Incluso lo han calificado como «una provocación deliberada» encaminada a generar una escalada. Después de lanzar un centenar de misiles para atacar infraestructuras vitales para los ucranianos, Rusia se vuelve a lavar las manos.

Como dice Julian Borger, en The Guardian, «incluso aunque este incidente se pueda contener, esto no significa que los riesgos de un choque entre Rusia y la OTAN debido a un error de cálculo no sean reales. Kiev quiere vincular a la OTAN lo más posible para poder restaurar la soberanía y la integridad territorial del país».

Quien atiza el fuego desde el 24 de febrero es el Kremlin y el riesgo de que se desvíe un misil, o la defensa antiaérea, como se acaba de ver es elevado. Estamos al borde del abismo.

Te puede interesar

Comentar ()