Internacional

El delegado del Polisario ante la UE dimite por "profundas discrepancias" con Brahim Ghali

Brahim Ghali, en una reunión en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) FRANCISCO CARRIÓN

Era una de las promesas jóvenes del Frente Polisario y el principal artífice del varapalo judicial que recibió Marruecos a propósito del acuerdo de pesca con la Unión Europea. Oubi Bachir, hasta ahora embajador de la organización saharaui en Bruselas, ha presentado su dimisión por desavenencias con el secretario general Brahim Ghali, a unas semanas de la celebración de su congreso.

«Después de una petición firme hace meses, hoy presenté mi dimisión por escrito al secretario general del Polisario de mi cargo como encargado de Europa y UE. Le agradecí la confianza, pero discrepancias profundas con él sobre la visión y los métodos me obligaron a tomar esta difícil decisión», señala el propio Bachir en un escueto comunicado en las redes sociales.

Oubi Bachir, junto a Brahim Ghali, en una rueda de prensa en octubre de 2021. FRANCISCO CARRIÓN

A las puertas del congreso del Polisario

Bachir asegura que cumplirá con «el mandato que el pueblo me otorgó, hasta la disolución del secretariado nacional del Frente Polisario el 13 de enero de 2023». «Definitivamente no es mi intención presentarme de nuevo. La independencia del Sáhara Occidental es imparable. Por este ideal seguiré luchando hasta el último suspiro de mi vida», agrega.

Antes de acceder al cargo de delegado de la República Árabe Democrática Saharaui en Bruselas, Bachir fue embajador en Sudáfrica y Nigeria. En su recientemente publicado ensayo “El Frente Polisario. Desde sus orígenes hasta la actualidad”, Carlos Ruiz Miguel le señala como uno de los posibles relevos de una organización cuyos líderes llevan décadas gobernando los designios del campo de refugiados.

«Uno de los éxitos del Polisario, del que paradójicamente ha extraído poco provecho, ha sido el de proporcionar una educación superior a todos los capacitados para ello», señala el investigador. «Generalmente han destacado por su acción diplomática», agrega. Su formación en el extranjero o haber crecido en las décadas del alto el fuego le privan de una formación militar imprescindible para acceder a los cargos más altos de la dirección.

El artículo 111 de la ley fundamental del Polisario exige que los candidatos a secretario general hayan participado en la guerra y tengan al menos 40 años de edad. Unos requisitos que, como indica Ruiz Miguel, abocan al Polisario a elegir como máximo líder a “alguien ciertamente experimentado, pero de edad avanzada”.

“Por una paradoja de la Historia el Polisario que nació como un movimiento de los jóvenes contra los ancianos puede terminar asumiendo el modelo tradicional que confería a los ancianos las máximas responsabilidades”, agrega el director del Centro de Estudios sobre el Sáhara Occidental.

Te puede interesar

Comentar ()