Si todos los que quieren venir a Europa, en este caso desde las costas libias, fueran familia tuya, ¿qué harías? ¿Los salvarías o los dejarías morir? En Proactiva Open Arms han decidido intervenir y salvar a los miles de desesperados que intentan cruzar el Mediterráneo en busca de su sueño en Europa. Les cedieron el Astral, un yate de lujo, en el que han invertido más de 300.000 euros procedentes de donaciones para rescatar a quienes surcan ese Mare Nostrum, que es el fin del trayecto para muchos que huyen de las guerras, del hambre, del infierno.

La primera vez que les ves de cerca te impacta. Esa desesperación que llevan grabada en sus rostros. Han padecido durante años, han arriesgado todo, lo han perdido todo, y se han embarcado a la deriva, sin saberlo, creyendo que era la única oportunidad de lograr su sueño.

Muchos huyen de una muerte segura en países en guerras sin fin. Otros, de una vida que no merece tal nombre, una infravida en la que la miseria les asfixia. Todos saben que arriesgan su vida. Pero pocos son conscientes de que nunca habrían llegado a tierra en las embarcaciones que les proporcionan las mafias. En esta llamada ruta de los pobres, suelen viajar unas cien personas o más en los dinguis, unas lanchas motoras hinchables,. Van sin comida, sin agua, con poca ropa, y viajan a horcajadas con los pies en el agua.

Pocos saben que si tienen la suerte de ser rescatados, lo más probable es que antes o después vuelvan al punto de partida

Cuando son rescatados, no saben ni dónde están. Cerca de la costa libia apenas han recorrido una quinta parte del camino y creen que están a punto de llegar a su destino. Muchos de ellos han sido víctimas de mafias que les esclavizaban hasta que reúnen el dinero suficiente para salir, entre 300 y 1000 euros. Necesitan más de un año para ahorrarlo, en muchas ocasiones. Aproximadamente un millón de personas están listas para salir de Libia, según se calcula. Proceden de Nigeria, Níger, Somalia, Gambia, Eritrea… ahora también de Siria porque se ha cerrado la vía por Turquía.

Pocos saben que si tienen la suerte de ser rescatados, lo más probable es que antes o después sean deportados y vuelvan al punto de partida. Así terminará su sueño europeo.

Nunca refleja un documental la realidad. Tampoco las fotografías se acercan. Siempre esas imágenes se quedan a gran distancia de lo que viven ellos, de lo que se experimenta cuando estás ahí, en el Astral. La labor de esta ONG y de otras como Médicos sin Fronteras con el Dignity me parece ejemplar. Tenemos una responsabilidad social. Vivimos en nuestra burbujita, acostumbrados a una comodidad que creemos que a todo el mundo le viene dada. Ojalá hubiera más conciencia social y entre todos hiciéramos que algo cambiara, que todo cambiara. Podemos empezar viendo Astral. Y volver a casa pensando en por qué ellos y no nosotros.

*Ricardo García Vilanova, reportero gráfico con amplia experiencia en conflictos, toma parte en el documental Salvados que se proyecta hasta hoy sábado 15 en decenas de salas de cine de España. La recaudación se destina a Proactiva Open Arms En esta web tienen información sobre donaciones. Astral se emite el domingo 16 a las 21.30h en laSexta.