Hay un nuevo canal especializado en vídeos soporíferos que ayudan a dormir la siesta. Lo mismo ofrecen en streaming ocho horas de una vela consumiéndose, que un viejo campeonato de ajedrez o un experto que habla hora y cuarto sobre el bosón de Higgs. Este Netflix del aburrimiento, idea de unos emprendedores españoles, se llama Napflix y en una semana desde su lanzamiento están sorprendidos de su gran acogida internacional.

El discurso de investidura de Mariano Rajoy le vendría al pelo a Napflix. A punto de convertirse en ex presidente en funciones, cumple el requisito de monotonía que exige el canal. Tan imprescindible para Napflix como para Rajoy es «la previsibilidad». Él mismo la ha reivindicado como característica del gobierno de «lo razonable».

Si programaran su discurso en esta plataforma de streaming, tendría que competir con otros grandes hits de la previsibilidad como la boda de la Infanta Elena, la Vuelta Ciclista a España de 1993 y una misa en latín.

«Nunca imaginamos que tendríamos tanto éxito ni que llegara tan rápido», asegura a BBC Víctor Tena, sorprendido de que a la gente le guste tanto engancharse a cosas previsibles. A Rajoy, sin embargo, no le sorprende en absoluto: «La alternativa que mi grupo plantea es la única razonable para formar gobierno como el tiempo se ha encargado de demostrar”, ha dicho el presidente en la tribuna del Congreso. Su implacable monotonía es, de hecho, la que le ha vuelto a llevar al éxito.

Se puede uno ir a dormir  en el discurso de investidura del 30 de agosto y despertarse el 26 de octubre sin haberse perdido el argumento. Hombre, notará diferencias. También la vela que lleva siete horas consumiéndose ha variado su morfología, pero es la misma vela.

Sánchez es el gran perdedor al que una pájara ha llevado al pelotón

El de hoy no era el Rajoy de la mayoría absoluta, era una versión dialogante de sí mismo: «Absolutamente todas las decisiones las someteré a negociación». Ése era el momento de abrir el ojo.  Como cuando Romminger al final gana a Zülle la Vuelta del 93. Aquí el mallot amarillo es para Rajoy y Pedro Sánchez el gran perdedor al que una pájara ha llevado al pelotón. Al de fusilamiento. Y desterrado en la cuarta fila ha tenido que escuchar el ex secretario general del PSOE el penúltimo discurso de investidura del año.

También han caído en el pelotón las nuevas formaciones políticas que hace un año prometían renovar la política. ¿Se acuerdan cuando era noticia que hubiera un diputado rasta en el Congreso? Ya ni eso. Todos los focos han sido para Sánchez, el perdedor, y Rajoy, en el podio.

El creador de Napflix asegura que con su plataforma quiere fortalecer la siesta, «una práctica cultural en vías de extinción». Y Rajoy lo que quiere salvar entregándose sin pudor al aburrimiento es el bipartidismo.