Aquí cada uno va a lo suyo, menos yo, que voy a lo mío. Me encanta esta frase; que yo sepa es apócrifa, pero describe perfectamente la realidad económica y social de este país. El interés común no existe, es una entelequia, lo que prima es el corto plazo, el clásico ‘aquí te pillo, aquí te mato’.

En las últimas semanas se ha llegado a un acuerdo para actualizar las pensiones al IPC. Me parece sensacional que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo. Ahora están estudiando cómo lo financian.

Se hablaba de un impuesto a la banca, que finalmente han descartado. Supongo que porque se habrán dado cuenta de que quién pagaría sería el cliente no el banco. Así que ahora plantean la tasa Tobin y la Google, que son tributos a las transacciones financieras y a los servicios digitales respectivamente. Como lo que obtendrían por esa vía es una parte menor, la medida estrella podría ser eliminar el tope de la base máxima de cotización a la Seguridad Social. La base máxima sobre la que cotizan los asalariados a la Seguridad Social es de 3.751,2 euros al mes.

Con estas medidas probablemente no se cubra ni el 50% del déficit. Adicionalmente, supondría un elevado coste para las empresas que son las que soportarían la mayor carga por la supresión del tope en la base de cotización. Tal vez ese coste muchas empresas no lo podrían soportar y acabarían teniendo que reducir su masa salarial, es decir, tendrían que despedir a empleados. Menos cotizantes, menos ingresos para la Seguridad Social. Lo que viene siendo hacer un pan con unas tortas.

La realidad es que el sistema está quebrado, no hay tiempo que perder, olviden la demagogia

En definitiva, que se tendría que sufragar con cargo a los presupuestos del Estado. No me parece mal, tal vez habría que suprimir algunos otros gastos superfluos. A todo esto, se toman medidas cortoplacistas por un gobierno con 84 diputados que no durará más de un año. La realidad es que el sistema está quebrado, no hay tiempo que perder, olviden la demagogia, lleguen a acuerdos pensando en la realidad para los próximos 40 años.

Si no, los pensionistas actuales no perderán poder adquisitivo en el corto plazo, pero en el largo, no sólo perderán poder adquisitivo, sino que los futuros pensionistas se quedarán con una pensión ridícula o nula.

Hay otro par de problemas estructurales que habría que abordar. En primer lugar, el Estado gasta unos 30.000 millones en el servicio de la deuda con los tipos de interés en mínimos. ¿Qué haremos cuando los tipos suban y la factura sean 90.000? Acabaremos el año con un déficit cercano al 3%, acumulamos una deuda en torno al 100% sobre el PIB. ¿Nadie se da cuenta que es imposible subsistir gastando más de lo que ingresas?

Adicionalmente, en algún momento habrá que ir pensando en pagar lo que se debe, reducir la deuda, ¿no? O simplemente se va a ir pagando emitiendo más deuda. Tal vez yo esté equivocado, pero el sentido común me dice que si yo como individuo estoy muy endeudado y además gasto más de lo que gano tengo un problema gordo.

Esperemos que les hagan entrar en razón, porque una crisis en Italia podría quebrar el proyecto europeo

La solución de aumentar la bola de nieve no vale para siempre. Así que espero que lo vayan pensando y que cuando haya nuevas elecciones no obtengamos un resultado como en Italia. Extrema derecha y extrema izquierda juntos en coalición. Unos bajando impuestos radicalmente y otros subiendo gastos. A lo bestia y a la vez. Perfecto. Así están, con la prima de riesgo doblando la española. Esperemos que les hagan entrar en razón, porque una crisis en Italia podría quebrar el proyecto europeo.

Para terminar, la economía sumergida en España representa más del 20% del PIB. De traca. Esto supone una merma de la recaudación fiscal de 6% del PIB, o lo que es lo mismo, unos 70.000 millones de euros. Asumo que eliminar el fraude por completo es imposible, pero reducirlo a la mitad no debería de serlo. Con eso podríamos obtener los 35.000 millones necesarios para que el déficit del Estado fuera cero, y con algún recorte de gasto podríamos obtener superávit con el que podríamos amortizar deuda o dotar de recursos adicionales a la Seguridad Social. Como escribió Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”. Suerte.