La lucha de Policía y Guardia Civil por equiparar sus sueldos a los de cuerpos de seguridad autonómicos como los Mossos d’Esquadra se ha encontrado un enemigo inesperado: el Ministerio del Interior.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS