La situación en Venezuela se corresponde con la definición que de los procesos revolucionarios hace Antonio Gramsci: «El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos».

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS