En 1912 el pintor austríaco Egon Schiele fue encarcelado por sus bocetos. En ellos, posturas poco católicas y desnudos. Años más tarde, los también pintores Otto Dix y George Grosz fueron llevados a juicio por obscenidad. En 1917 la Policía entraba en la exposición de Amedeo Modigliani en la galería Berthe Weill de París para cerrarla. La razón: el vello púbico representado en algunos de sus cuadros de desnudos «violentaba» al público. La lista es infinita. Cuadros tapados con cortinas, otros que no salen de los almacenes de los museos. Esculturas ‘capadas’, fotos pixeladas.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS