No fue un buen día para el presidente. Ni para la Justicia española. Los independentistas, por contra, vivieron ayer – día de San Severo, obispo de Barcelona y mártir- una jornada de gloria.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS