Pedro Sánchez inicia su mandato rehén de muchas hipotecas, la mayor de las cuales y la más difícil, sino imposible, de pagar es la que ha asumido frente a los negociadores de Esquerra Republicana de Cataluña, un partido que, salvo en un ligero matiz que ahora se comentará, no ha variado un ápice sus posiciones reivindicativas.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate