Política

Rufián exhibe su fuerza: "Si no hay mesa de diálogo, no hay legislatura"

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. EFE

Era una de las comparecencias más esperadas. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha subido a la tribuna del Congreso de los Diputados alrededor de las 19:00 horas de la tarde para explicar, entre otros objetivos, la abstención de los escaños de ERC que garantiza la investidura de Pedro Sánchez, jactándose, en respuesta velada a los sectores críticos del independentismo, de haber logrado el cambio de postura del candidato socialista respecto a Cataluña. «Dijimos que sentaríamos a España en una mesa de diálogo y es lo que hemos hecho», espetaba el líder nacionalista entre continuos abucheos de parte de la bancada de la oposición.

Los votos de los nacionalistas catalanes son claves, no sólo para un pacto de investidura, sino de Gobierno. Rufián lo sabe, y no ha dejado pasar la oportunidad de recordar a Sánchez la hipoteca que ha contraído con el independentismo. «Si no hay mesa, no hay legislatura. ERC ya lo ha hecho antes, y puede volver a hacerlo», amenazaba, contundente, ante la atenta mirada de Sánchez y su bancada. El líder republicano ha asegurado que, tras la votación de investidura, los de ERC no cejarán en su objetivo último: la autodeterminación y la amnistía de los presos del procés, dos objetivos que, asegura, llevarán a esa mesa de negociación «bilateral» con el Gobierno español.

Las primeras discrepancias en cuanto al contenido de las negociaciones se han dejado notar en el turno de réplica de Sánchez que, aunque ha comenzado dando las gracias a los miembros de ERC, ha señalado que «la autodeterminación no es constitucional y no está amparada por el derecho internacional», poniendo de manifiesto la dificultad que tendrán los socialistas para encarrilar la legislatura y contentar, al mismo tiempo, a los nacionalistas catalanes. «Partimos de posiciones muy diferentes, pero entiendo la voluntad de dialogar y de intentar encontrar un punto de encuentro que sea bueno para Cataluña y para España», apaciguaba Sánchez.

Rufián ha reafirmado el sentido del voto de los republicanos acordado con los socialistas después de casi dos meses de negociaciones, aunque ha utilizado su comparecencia para sacar las vergüenzas del líder socialista y ponerle frente al espejo recordándole sus «bandazos» con la crisis catalana. Ha recordado el portavoz de Esquerra el discurso que mantuvo Sánchez en campaña, cuando en Ferraz defendían la inexistencia de la autodeterminación catalana, su predisposición a intervenir TV3 o a modificar el Código Penal para prohibir los referéndum ilegales. «El cambio de opinión de Sánchez se debe al miedo a esta gente», apuntaba Rufián señalando a la bancada de Vox, a los que ha calificado de «monstruo».

ERC mantendrá el pacto de investidura con el PSOE precisamente por la decisión de la Junta Electoral Central (JEC), que ayer inhabilitó a Quim Torra y Oriol Junqueras, para plantar cara a las «cloacas del Estado» con las que ha identificado la decisión de la JEC. «Estamos ante una nueva operación de las cloacas del Estado con protagonismo de PP, Cs y Vox» denunciaba Pere Aragonés esta misma mañana, tras la reunión de la Ejecutiva de los republicanos. Rufián se ha referido también a la posición de la JEC, que ha calificado de «golpe de Estado» por parte de los «órganos fagocitados por la extrema derecha española», pero, mirando a Casado, advierte: «Ha sido su última bala».

Respecto a los incidentes violentos acontecidos en Barcelona como consecuencia de la sentencia del procés, ha censurado Rufián que «no hay ninguna idea ni en la vida ni en la política que valga la pena hacer mediante una vía violenta», aunque ha exculpado, seguidamente, a los jóvenes «valientes» que «salieron a las calles a defender sus derechos» en los días de altercados.

Comentar ()