Hay una satisfacción evidente entre los votantes de izquierdas a propósito del resultado último de la sesión de investidura. Desde que se conocieron los votos a favor y se constató que, aunque fuera por sólo dos síes, Pedro Sánchez era investido presidente, las redes sociales y los mensajes de whatsapp se llenaron de un mensaje significativo: «¡SÍ SE PUDO!». La alegría era manifiesta y, por eso mismo, sorprendente.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate