En los campos de Toledo, el Gobierno de progreso parecía no más que la España de capea, galgo y tinaja. Al final el progresismo consiste en decir unos cuantos abracadabras ministeriales y montar algunos ministerios abracadabrantes e irte luego a desplumar perdices y a rebañar vajillas con escenas de caza a las grandes haciendas franquistas, con salones llenos de espadones y de gente emparedada, y unas camas altas y enjaezadas igual que dromedarios. En realidad, es una exhibición de lujo decadente, o sea muy de Sánchez

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate