El drama no es que haya energúmenos, que los ha habido siempre y en todas partes, el drama es que esta gente tiene hoy voz institucional y está organizada políticamente. Lo que está sucediendo con Vox en estas precampaña y campaña electorales es escandaloso y evidencia el nulo respeto hacia los principios democráticos que rigen en el seno de determinadas formaciones y en el ánimo de sus seguidores.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate