Las cosas parece que regresan al ámbito de lo razonable y, sobre todo, de lo justo. Porque lo que estaba sucediendo con los dirigentes independentistas condenados en octubre pasado por el Tribunal Supremo clamaba al cielo.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate