No solo las bicicletas son para el verano, también las dimisiones, las huidas de España, las manifestaciones surrealistas y los permisos penitenciarios con pucherazo. Todo eso estamos viviendo este extraño verano, y además la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo. No fue una más, marca el cambio de rumbo que quiere dar el PP a partir de septiembre, dejando a Vox la hegemonía en la línea dura de la derecha tras comprobar que no le fue mal a Ciudadanos virar al centro hace unos meses. Es curioso cómo los partidos hacen virajes a derecha, centro o izquierda para sobrevivir, creyendo responder a la voluntad de sus votantes, cuando en realidad sólo buscan su propia supervivencia y alcanzar el poder.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate