Pedro Sánchez y su equipo de comunicación suelen hacer muy bien estas cosas, y el acto de este lunes estuvo preparado al milímetro para que el presidente del Gobierno acuda a su entrevista de mañana con Pablo Casado fortalecido por la presencia de lo más granado del Ibex 35 que había sido convocado precisamente para eso, para situarle en mejores condiciones de presionar al líder del PP, no para abordar junto a los representantes de las mayores empresas de España las líneas maestras del plan que nuestro país tiene que presentar ante Bruselas para recibir los fondos que nos han sido destinados, siempre en función de lo que el Gobierno español presente.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate