La división de poderes concebida doctrinalmente por Montesquieu y consagrada en la modélica constitución de EEUU en 1787 ha devenido la piedra angular del Estado de Derecho que rige y distingue a los países que desde entonces se pueden considerar verdaderamente civilizados.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate