Dejó escrito don Enrique Tierno Galván, emblemático alcalde de Madrid e histórico fundador del Partido Socialista Popular, además de eminente catedrático, que “la política es el arte de lo posible». Dejó para la historia muchas otras frases de gran calado, con aquella ironía fina y socarrona que le caracterizaba, pero a la vez dotada de una inmensa carga intelectual, como la de que «Dios no abandona nunca a un buen marxista». Y es que don Enrique lo fue, hasta el último de sus días y con mucha honra.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate