Otra vez con Madrid, otra vez contra Madrid, objeto de deseo destructivo de la izquierda, del independentismo y ahora del Gobierno de la nación. Madrid como piedra en el zapato que sus adversarios políticos creyeron en los meses de septiembre y octubre que por fin iban a poder pulverizar políticamente a cuenta de lo que parecía un fracaso irresoluble en su lucha contra el coronavirus.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate