Pablo Iglesias habla con tono de cura, todos ellos hablan con tono de cura, con esa vocecilla como envuelta en un oleaje de encaje del Espíritu Santo o de la sacristía, así como se envolvería un pionono, y que queda entre el hipnotismo, la caricia, el empacho y el planchado. Yo lo estaba viendo en lo de Ferreras e intentaba centrarme en lo que decía, eso de que debía importarnos Madrid (que se queda el 22% de lo que recauda) pero no el País Vasco (que se queda todo).

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate