En tiempos navideños y por tanto epifánicos de nuestra civilización, mientras sus enemigos –especialmente con el actual Gobierno al frente– reniegan de ella ofreciendo soluciones políticas que la contradicen y probadamente fracasadas a lo largo de la historia,  es oportuno recordarla y reivindicarla.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate