La Puerta de Alcalá era como un mamut en la nieve y los poetas de rotonda eran como icebergs de la civilización. La nieve no ha sepultado Madrid, sino que lo mejor de la ciudad y de la gente todavía se veía, flotando como muebles señoriales o como ángeles de corcho. A quien no se ha visto es a Sánchez, que se diría que tiene la altura y la flotabilidad de una maceta de hormigón. Sánchez ya había desaparecido en la nieve de viruta de la Navidad, así que imaginen en este nevadón real e histórico que ha hecho derrapar a los palacios y a los hotelazos y ha congelado el mar de asfalto de Madrid, con todas sus olas neoclásicas, como si fuera una pila bautismal.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate