Las elecciones catalanas de este 14 de febrero de 2021 tendrán, nadie lo duda, una brutal repercusión en clave política nacional. Un “tsunami” que trascenderá el marco autonómico que les es propio y que puede originar importantes movimientos de piezas en el tablero general, como en pocas convocatorias autonómicas se había visto con anterioridad. Con las espadas aún en alto, a la hora de escribir esta pieza, todo parece apuntar a una fortísima irrupción de Vox, a un serio revés para Ciudadanos y para el Partido Popular y a un endiablado triple empate «en las alturas» entre los nacionalistas e independentistas de ERC y JxCat y los constitucionalistas del PSC, que ‘surfean’ en la ola del esperado por muchos y temido por otros ‘efecto Illa’.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate