La calidad democrática de España es baja, piensa el vicepresidente del Gobierno. Para avalar su tesis este fue el argumento que utilizó ayer en el Congreso de los Diputados: «No es normal que Cifuentes se vaya de rositas y que Hasel entre en la cárcel».

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate