En los últimos días la política ha continuado sufriendo convulsiones, de distinta naturaleza, que han seguido convirtiendo el oficio de analizar los entresijos de la vida pública en un arte cada vez más apasionante… aunque a buena parte de los ciudadanos, como siempre reitero, pueda parecerles, también, más exasperante. La última «sacudida», metidos ya como estamos, en plena precampaña electoral madrileña, ha sido el anuncio de la incorporación a la “escudería” de Isabel Díaz Ayuso del mediático parlamentario valenciano Toni Cantó, que hasta hace muy poco ejercía como portavoz de Ciudadanos en las Cortes de aquella comunidad. Se trata de un hecho que, por encima de que constituya -o no- una decisión acertada y rentable en términos políticos, nos devuelve a ese fenómeno tantas veces escenificado en la política -en España y fuera de ella- de los llamados «paracaidistas».

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate