Sánchez no deja de presentar cosas, planes, veladas, eurovisiones llenas de botas de gigante y plataformas giratorias, una cosa entreyeyé y entrerrusa, como Valerio Lazarov (Iván Redondo parece que ya sólo está dirigiendo Aplauso o algún programa así, redorado, musical, hortera, setentero, de bigotes y solapas increíbles). Tras ese 2050 que suena a atracción mala de verbena, ha presentado ‘Pueblos con futuro’, que suena a feria agrícola, a cosechadora recién pintada como un camión de bomberos.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate