El Gobierno contra Madrid, o el malasañismo como jotero de Ayuso contra el Pardo de Sánchez (la Moncloa de Sánchez es en realidad su Pardo, con curas de cebo y jefes del movimiento con hechuritas copiadas de su caudillo). Ya conocíamos la batalla, desigual y españolísima: Sánchez con sus banderas de alabardero pinchando a Ayuso en aquel encuentro en Sol que pareció un tango con cuchillos, o la presidenta cruzando todo el telediario como toda la calle de Alcalá para soltarle un sopapo internacional al presidente igual que una cerillera a un condesito inglés fresco. Pero ya se las tienen por Twitter, ya no hay guerra de castillos ni de borrones de Goya, del Madrid del Puente de los Franceses contra el Madrid de la Fuente del Berro, o el que sea, que hay muchos Madriles. Ahora, un ministro y un consejero autonómico se enganchan por Twitter y todo parece algo de Alvise, que no sé quién es pero veo que sale mucho por ahí despeinado de chismes, como James Rhodes sale despeinado de Beethoven.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate