Desde el accidente del mercante General Sherman donde participaron el tatarabuelo y el bisabuelo de Kim Jong-un, hasta hoy, vemos que la dinastía Kim lleva sirviendo a Corea 155 años. El tatarabuelo, el bisabuelo, el abuelo, el padre y el hijo, seis generaciones Kim han guiado al pueblo coreano en su soberanía e independencia. En los últimos 73 años dirigen la política norcoreana y por ello son aclamados. Este jueves se celebra el aniversario de su independencia, proclamada por Kim Il-sung.

Quizás es una sorpresa el que sean tan reverenciados, pero existen diferentes motivos por los que Kim Il-sung, Kim Jong-il y Kim Jong-un lo son especialmente.

Hay que entender que en la política norcoreana predominan tres cuestiones fundamentales: la doctrina Juche aplicada a la ideología; la concepción Songun aplicada a las políticas públicas; y el método Chongsanri, que se refiere a su desarrollo.

Ya sea desde el terreno político, ideológico, el militar y el civil, todo culmina y empeza en los tres Kim

Ideológicamente el país promueve la idea Juche, que se basa en que las masas, el pueblo de Corea, es dueño de su destino plenamente y ha de tener confianza en ello. Y esa concepción fue creada por Kim Il-sung, la reformó Kim Jong-il y ahora la aplica Kim Jong-un. Las políticas públicas se guían por la concepción Songun, en la que los militares son los que protegen la revolución y el país. Y Kim Il-sung, Kim Jong-il y Kim Jong-un, como comandantes supremos del Ejercito Popular lo han encabezado y lo siguen haciendo.

Y por último el método Chongsanri, tradicional en la política coreana, donde los superiores ayudan moral y laboriosamente a sus subalternos. Y Kim Il-sung, Kim Jong-il y Kim Jong-un como Líderes Supremos de la República Popular Democrática de Corea. Así que ya sea desde el terreno político ideológico, el militar y el civil todo culmina y empieza en ellos tres.

Kim Il-sung, héroe de la independencia

Para conocer el motivo por el cual Kim Il-sung es tan reverenciado nos tenemos que remontar a la independencia de la República Popular Democrática de Corea, el 9 de setiembre de 1948, cuando después de estar bajo control soviético, tanto política como militarmente, consiguió su plena soberanía.

En ese momento Kim tenía un historial brillante, pues destacó en la lucha contra el imperialismo japonés, habiendo llegado a ser comandante del Ejército Unido Antijaponés del Nordeste, bajo las órdenes del Partido Comunista de China, y mayor del Ejército Rojo, esta vez bajo las órdenes del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Fue el primer secretario del Frente Democrático para la Reunificación de Corea, y del Comité Popular de Corea del Norte. Todos estos éxitos lo situaban, llegada la independencia, en el cargo de primer ministro. 

El 25 de junio de 1950 estalló la Guerra de Corea, cuando la República Popular Democrática de Corea lanzó una ofensiva para conquistar el sur. La idea era la de unificar la península de Corea bajo la bandera del socialismo, ya que en el sur apenas había fuerzas armadas preparadas. Eso provocó que, salvo la región de Pusan, el resto de la península cayese bajo dominio comunista.

Como respuesta al ataque, en noviembre el ejército de Naciones Unidas entró en el conflicto, y ocupó casi toda la península coreana. Allí se produjo un punto de inflexión, y empezaron las primeras negociaciones del armisticio. En 1951 las fuerzas norcoreanas y las de Naciones Unidas empezaron los diálogos para un armisticio que respetaba la frontera del paralelo 38.  

El gobierno surcoreano saboteó las conversaciones, ya que quería que toda Corea quedara bajo su dominio. La respuesta fue contundente, el Cuerpo de Voluntarios de China y el Ejército Rojo expulsaron a las tropas de Naciones Unidas hasta el mismo paralelo 38. Naciones Unidas consiguió desembarcar en Incheon y se frenó la ofensiva socialista. Y el frente se estancó hasta el 27 de julio de 1953, cuando se firmó el armisticio.

La llamada Corea del Norte quedó arrasada casi completamente por la guerra, sus campos fueron destrozados y sus ciudades quedaron en ruinas. 

Ese mismo año murió Stalin. Pocos meses después, Mao acusó a Khrushev de ser enemigo de la revolución socialista al establecer la necesidad de la coexistencia pacífica. En 1955 se enfriaron las relaciones entre China y la URSS. Hecho que provocó que Kim Il-sung desarrollara políticamente la idea que creó cuando era joven, la Juche. Y Aunque finalmente tomase partido por la Unión Soviética, ideológicamente marcó un perfil propio.

El segundo Kim

En 1980 designó a su hijo Kim Jong-il como su sucesor, y en el VI Congreso del PTC se votó a favor. El 8 de julio de 1994, Kim Il-sung, quien había dirigido el país desde su independencia hasta ese momento, murió. En ese momento, Kim Jong-il que ya era comandante supremo del Ejército Popular de Corea, y con la muerte de su padre ascendió a secretario general del Partido del Trabajo de Corea, Líder Supremo de la República Popular de Corea y presidente de la Comisión Nacional de Defensa.

Kim Jong-il empezaba con mal pie su mandato. Más de 220.000 muertes hubo como consecuencia de la hambruna aquellos años, según datos oficiales

Entre 1995 y 1997 el país sufrió unas terribles inundaciones que provocaron una gran hambruna en el país, hasta entonces la agricultura coreana de subsistencia había dado de sí. Pero las inundaciones provocaron la destrucción de los sistemas de irrigación, las reservas de semillas y los almacenes de fertilizantes. Se consideran las más importantes en 70 años. Con ello Kim Jong-il empezaba con mal pie su mandato. Más de 220.000 muertes hubo como consecuencia de la hambruna aquellos años, según datos oficiales.

Como dirigente del país se acercó a las reformas económicas de Deng Xiaoping, que años antes habían aislado el país al quedarse sin socios comerciales importantes al disolverse la URSS y China emprender reformas liberalizadoras. 

Impulsó pequeñas reformas agrarias, como también tecnológicas, adoptando de China la idea de las zonas económicas, creando la Región Industrial de Kaesong, donde trabajan obreros de Corea del Sur. Así mismo también impulsó el programa atómico, como el desarrollo de la energía nuclear en el país. 

Como teórico político desarrolló la ideología juche, adaptándola a los nuevos retos del s. XXI, y volvió a tender puentes económicos con China y Rusia. Ello ayudó a hacer crecer la economía norcoreana. Y al mismo tiempo a superar la situación de la hambruna. Con el desarrollo de la idea Juche y Songun durante más de sesenta años se consolidó en Corea del Norte la idea de que fuera de ellas no hay progreso, ni orden y ni seguridad.

En lo referente al llamado «culto a la personalidad», desde una perspectiva norcoreana ya que fue Kim Il-sung quien los levantó de la humillación de estar bajo el yugo japonés, quien hizo llegar el progreso a un país que a principios de siglo vivía bajo el feudalismo, y quien los puso al día en cuanto a técnica, conocimiento, relaciones internacionales y tener un lugar en el mundo. 

Y fue con Kim Jong-il cuando resurgió el patriotismo socialista después de la caída de la URSS, el Pacto de Varsovia y las reformas chinas, que consideraban capitalistas. Se superaron las terribles hambrunas de 1995-97, y consolidando al país como potencia nuclear. También mejoraron las relaciones con el sur, la República de Corea, y con China y Rusia.

El Kim actual

Habrá que ver en qué depara el mandato de Kim Jong-un, pues ha sido el primero que se ha reunido con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

También ha impulsado el sector turístico en el país, como también ha marcado un estilo propio, más occidentalizado, rompiendo ciertos esquemas, mostrándose más próximo a la ciudadanía.

Su hermana, Kim Yo-jong, subdirectora del Departamento de Propaganda y Agitación, también ha sido relevante estos últimos años, representando a Kim Jong-un en algunos encuentros internacionales como los JJOO de Pieonchang en 2018, o en las reuniones de ese mismo año entre norte y sur. 

Hoy día, los norcoreanos no viven de espaldas al mundo, ni aislados. Kim Jong-un es consciente de ello y por eso cada vez marca un perfil más personal. Recordemos que se disculpó con sus ciudadanos agradeciendo entre lágrimas los sacrificios que habían hecho, y ha hecho continuas llamadas al diálogo y al entendimiento por la unificación de Corea. Las nuevas generaciones norcoreanas piden paso, cambios y resolver los problemas que acompañan el país desde hace años. Tendremos que estar atentos para ver como el régimen Kim afronta los nuevos tiempos.


Guillem Pursals es politólogo, Máster en Seguridad, especialista en conflictos, seguridad pública y Teoría del Estado.