A menos que el PP y el PSOE  decidieran de repente que había llegado la hora de rescatar el bipartidismo imperfecto con el que un partido y el otro se han ido turnando en el poder apoyándose, eso sí, en los partidos nacionalistas vasco y catalán cuando no lograban la mayoría absoluta en las elecciones generales, es muy poco probable que con la llegada de Alberto Núñez Feijóo se vaya a inaugurar la era de los pactos de Estado engarzando uno con otro sin solución de continuidad.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate