Opinión

Canciones del verano que nunca lo fueron

Miles Davis tocando la trompeta

Miles Davis tocando la trompeta

El concepto “canción del verano” es algo acuñado en los 70, cuando la música tenía unos puntos de contacto muy concretos con el público, mucho más restringidos de lo que existen ahora. Había un enorme porcentaje de personas que decían “no me gusta la música”, y hasta podían pasar días enteros sin escucharla, más allá de las sintonías de la tele de entonces, que por eso se han convertido en clásicos. Ahora todo va con música. Hasta la ponen en algunos parkings.

En décadas pasadas, cuando llegaba el verano y el tiempo libre, era el momento de desempolvar el tocadiscos, el radiocasete o el transistor, y consumir la música que no escuchabas durante el resto del año. Y aunque había que levantarse a cambiar la canción cada tres minutos y medio, se hacía con gusto.

No quiero ir de justiciero, pero bien saben los expertos que hay infinidad de canciones que jamás fueron “disco del verano”, pero lo merecieron más que las que lo fueron, por lo general elegidas por un público ávido de ponerle banda sonora a su disfrute estival, pero con poca exigencia musical. 

Ojo, van en todos los estilos y para todos los gustos.

El mar

Aunque los verdaderos musicólogos (y mi madre) siempre prefirieron la versión de Charles Trenet, hay que reconocer que el ritmo que desprende la versión de este jovencísimo Bobby Darin merece llevarla, a falta de “pick-up”, en nuestros altavoces bluetooth mientras tomamos el sol.

Un verano en Nueva York

Dedicado a todos los que hemos sufrido voluntariamente el pedazo de calor que deshace el asfalto del verano de la ciudad en la que jamás corre el aire entre rascacielos. Cuesta encontrar mejor calidad de este clásico del Combo, en una versión única grabada en directo con la entrada por sorpresa del grandísimo Ruben Blades.

Chicas del Verano

¿Qué tal una de Aerosmith? Una que no suele ser de las que más se ponen. Un tema dedicado al encanto femenino en cuanto llega el sol. Ahora, esta mini película de rockeros se ve sexista, pero puesta en su contexto noventero, la melodía y el ritmo de esta pieza de una de las bandas más importantes del rock del siglo XX merecen un sitio bajo la sombrilla.

Summertime: un clásico

Clásico de los de verdad. Gershwin compuso esta pieza con letra de DuBose Heyward, Dorothy Heyward e Ira Gershwin como aria para la ópera Porgy y Bess, de 1935. Pues abramos los oídos para dejar entrar el jazz. Recomendados auriculares mientras caminamos playa arriba y playa abajo al buen ritmo que marcan en esta magistral versión Miles Davis junto al gran productor de Michael Jackson, Quincy Jones y su orquesta en el festival de Montreux de 1991. No tiene desperdicio.

El verano del 69

Lo siento, pero no hace referencia al año en el que el primer ser humano pisó la luna. Bryan Adams tenía entonces nueve años, así que dejamos al lector que interprete por qué el canadiense afirma haber tenido uno de los mejores días de su vida. Sí, es conocida, pero reconozcamos que nunca hubiera entrado en la categoría de canciones del verano. 

Vacaciones en el mar

Reconozcámoslo. A todos nos divierte la “telenostalgia”. 

Un Martini, por favor

Ahí va la preciosa canción que la marca de vermouth usó en los 70 y en los 80, una gran desconocida llamada “Dancing Easy”. Otra copa, y yo invito.

El verano de Will Smith

No va a ser el verano de su vida, eso seguro. Tras haber pedido disculpas al agredido por el acto violento que cambió para siempre su imagen, no parece probable que vuelva a pasarlo tan bien como cuando, siendo aún el “Príncipe de Bel-Air”, le cantaba a golpe de rap al verano en una de mis favoritas para esta época del año. Totalmente 90s.

Summer nights

A pesar de que una conocida marca de refrescos (esa no, la otra) regaló copias en single de 45 r.p.m. de esta canción por llevar sus chapas a las tiendas de discos, no llegó a ser canción del verano como tal. Muchos tal vez la recordarán por ser el tema elegido por una marca de alimentación para su spot veraniego.

Podríamos seguir. Y, si gusta, seguiremos. Porque hay muchas “canciones del verano” que no se conocen como tales, pero nos acompañarán para siempre.

Te puede interesar

Comentar ()