Opinión

La peor derrota de Rusia

Soldados ucranianos en el maletero de un coche en Izium, liberada recientemente. EFE

Mientras escribo esto, mis colegas de las Fuerzas Armadas ucranianas están cortando el paso a las fuerzas rusas en las regiones de Jersón y Járkov, aislando bastiones individuales y obligándolos a rendirse, liberando una aldea tras otra. Para Ucrania, se trata de la primera experiencia de combate de este nivel de acción ofensiva contra unidades enemigas regulares. Para Rusia, resulta una vergüenza de la que no ha sido testigo en generaciones. En las estepas ucranianas está muriendo su capital más valioso. Por supuesto, no se trata de personas, sino de la imagen de un país grande y temible. Se trata de pretensiones, si no de liderazgo mundial, al menos regional.

En las estepas ucranianas está muriendo su capital más valioso

En Ucrania bromeamos durante mucho tiempo con que Rusia es la que mejor presume. Sabíamos de lo que estábamos hablando. La imagen de Rusia en el mundo tuvo un enorme valor añadido debido a que todos los estereotipos sobre la Rusia soviética e imperial, todos los miedos a ella y todas las esperanzas en ella se trasladaron a la Rusia moderna. El Kremlin ha explotado muy hábilmente esta impresión, presentando una gran potencia tanto en el exterior, para los consumidores externos, como en el interior, para sus propios ciudadanos.

Todo el mundo quiere estar orgulloso de su país. Algunos se enorgullecen de que su país sea el mejor en fútbol, otros de que tenga una economía increíblemente potente, una cultura elevada o el mejor índice de felicidad del ciudadano medio. Pero ¿qué se puede hacer cuando todo lo que se tiene es un enorme territorio sin desarrollar, un gran ejército y muchos misiles nucleares? Estar orgulloso de lo que se tiene, por supuesto. Así de orgullosos estaban los rusos. Puede que vivamos mal, razonaron, y puede que todavía tengamos muchas ciudades que enjuagan la ropa sucia en los ríos, pero somos un gran país, que dicta su voluntad al resto del mundo y desafía a América.

La pacificación de Chechenia, la invasión de Georgia, la guerra en Siria, la anexión de Crimea… desde la perspectiva de muchos, fueron aventuras sin sentido, pero a los ojos de los rusos esto convirtió a Putin en el líder con el que habían soñado

Ese orgullo tiene una desventaja: empiezas a exigir a tu gobierno un aumento de lo que te enorgullece. Los rusos estaban realmente eufóricos ante la idea de las adiciones de tierra y las victorias militares, y Putin sabía cómo dárselas. La pacificación de Chechenia, la invasión de Georgia, la guerra en Siria, la anexión de Crimea… desde la perspectiva de muchos, fueron aventuras sin sentido, pero a los ojos de los rusos esto convirtió a Putin en el líder con el que habían soñado durante mucho tiempo, el hombre que les devolvió el orgullo nacional. A expensas de alguien más, por supuesto. Además, los altos precios del petróleo y el acceso a los mercados internacionales les habían proporcionado un aumento de su nivel de vida que no hacía sino reforzar la creencia de que todo se estaba haciendo bien.

Ahora las cosas han cambiado. Desde 2014, la economía rusa está estancada y el bienestar de los rusos disminuye lenta pero constantemente. Para consolidar su lugar en la historia y reavivar la euforia del «pueblo victorioso» en los rusos, Putin ha decidido invadir abiertamente Ucrania. En los primeros días de la guerra, cuando muchos analistas predecían la caída de Kiev en dos o tres días, un periódico estatal ruso llegó a publicar antes de tiempo un artículo sobre una brillante victoria y un nuevo orden mundial multipolar.

Resultó ser al revés. La guerra relámpago de Putin fracasó porque se basó en supuestos intrínsecamente falsos. Sabiendo que Putin se sentía halagado por la idea de que los ucranianos eran una rama perdida de los rusos y que no ofrecerían ninguna resistencia seria, sus agentes tanto en la inteligencia rusa como en Ucrania reforzaron esta idea hasta que perdieron completamente el contacto con la realidad. Como resultado, Rusia intentó morder un trozo tan grande que se dislocó la mandíbula.

Rusia intentó morder un trozo tan grande que se dislocó la mandíbula

Pero lo interesante aquí es que Putin no era el único que se hallaba tan engañado. Muchas capitales occidentales también contaban los días hasta la caída de Kiev. El embajador de Ucrania en Alemania, Andriy Melnyk, relató una conversación con el ministro de finanzas alemán, Christian Linder. Cuando se le pidió que ayudara a Ucrania con armas o que planteara la cuestión de la desconexión de Rusia del sistema de pagos SWIFT, dijo con una sonrisa que no tenía sentido hacerlo: a Ucrania le quedaban pocas horas de existencia. Muchas personas influyentes tanto en la UE como en Estados Unidos eran de la misma opinión.

Todos sabemos cómo sucedió en realidad.

¿Cómo es posible que personas que reciben datos de las agencias de inteligencia más competentes del mundo y de los grupos de reflexión más autorizados estén tan equivocadas? ¿Cómo pudieron equivocarse tan dramáticamente al calcular el posible curso del mayor conflicto militar de Europa?

Era posible, si sus valoraciones más básicas se basaban en aportaciones erróneas y viejos estereotipos. En el que Ucrania es un Estado débil, corrupto y dividido, Rusia es el actor más poderoso de la escena mundial y Putin es un estratega astuto y calculador. Detrás de un debate sobre la corrupción se podría haber perdido la consolidación de la sociedad ucraniana y la construcción de un nuevo ejército, detrás de la debilidad del poder vertical en Ucrania se podrían haber perdido los fuertes vínculos horizontales y la poderosa capacidad de autoorganización de la crisis.

También se podría pasar por alto la creciente irracionalidad de las acciones del Kremlin, la crudeza y torpeza de su empuje económico, militar y cultural y, finalmente, la decadencia de las fuerzas armadas rusas por una combinación de tres generaciones de esquemas de gestión anticuados y un robo fabuloso. Son estos estereotipos los que han llevado a una realidad expresada en el campo de batalla que ha resultado chocante para mucha gente no inteligente.

El mundo descubrió una Ucrania muy diferente, que, con todas sus debilidades, es capaz de hacer milagros

Fueron estos estereotipos los que constituyeron la principal fuerza y el principal capital de Rusia. Y ahora están desapareciendo. Literalmente, muriendo en la batalla. Rusia ya no parece temible e invencible. El país, que amenazaba con hacer una carrera de tanques hacia el Canal de la Mancha, está agotado por la carrera hacia Nikolaev. Un ejército preparado para luchar contra la OTAN no fue rival para los programadores y artistas de ayer, que acudieron a las oficinas de reclutamiento militar ucranianas en febrero. La potencia que se enorgullecía de su alta cultura y de su victoria sobre el nazismo mostraba un rostro bárbaro con los dientes torcidos y el deseo de invadir a sus vecinos. En cuestión de meses, Rusia perdió peso en todas partes, desde la economía hasta la religión ortodoxa. En cambio, el mundo descubrió una Ucrania muy diferente, que, con todas sus debilidades, es capaz de hacer milagros.

Dzhokhar Dudayev, líder de la lucha chechena por la independencia de Rusia, dijo una vez: «El ocaso de Rusia se producirá cuando salga el sol de Ucrania». Resulta una gran ironía histórica en el hecho de que el sol ucraniano haya salido por Vladimir Putin, un hombre que soñaba con pasar a la historia como un gran conquistador.


Viktor Trégubov es un articulista ucraniano, activista liberal y bloguero de asuntos políticos y ex redactor jefe del medio de comunicación online Petr y Mazepa. Actualmente ejerce como capitán de las Fuerzas Armadas de Ucrania, especialista en análisis informativo.

Te puede interesar

Comentar ()