Por supuesto, Sánchez le ha dado a Bildu la alcaldía de Pamplona, que era algo que hace poco se jactaba de no haber hecho o de no ir a hacer. O sea, que era la última o quizá la única prueba que quedaba de su decencia y la tenía que destruir pronto, para proteger su reputación. Parecía que no, pero todavía estaba ahí esa mancha, esa vergüenza, esa cosa que había dicho Sánchez y que aún se mantenía cierta e intacta, como la promesa de algún caballero antiguo con palabra, bigotito y florete finos y rectos igual que manecillas de reloj (los que practican esgrima parece que dan una hora de campanario con sus poses y muecas).

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate