Desde el verano de 2014, las convulsiones del mercado del petróleo han sido uno de los principales condicionantes de las bolsas. Las preocupaciones por el desplome de los precios del crudo generaron grandes pesares a compañías más o menos ligadas al sector, mientras que la recuperación más reciente ha supuesto un alivio para estas cotizadas.

Tubos Reunidos es un ejemplo claro de estos movimientos. El fabricante de tubos de acero vio hundirse su valor en bolsa alrededor de un 80% en apenas veinte meses ante el descalabro del petróleo. Su hundimiento, como el del crudo, se detuvo en febrero de 2016 y, desde entonces, la compañía con sede en Amurrio ha logrado remontar más de un 100%.

Los resultados presentados el pasado 28 de abril son fiel reflejo de la mejora que ha experimentado el negocio de la compañía, al calor de la recuperación del mercado del crudo. El grupo obtuvo un resultado de 107.000 euros, poniendo fin a una racha de siete trimestres consecutivos en números rojos, tras elevar en un 182% las ventas de tubos para el sector de petróleo y gas.

Tras siete trimestres de pérdidas el grupo vuelve a beneficios gracias al auge del ‘fracking’

Con tal dependencia del crudo, parece lógico que las dudas hayan vuelto a hacer mella en el valor en los últimos días, ante el enésimo revés a los precios del crudo. En sólo tres sesiones, las acciones de Tubos Reunidos descienden más de un 7%.

Pero lo cierto es que el detonante de las últimas caídas del crudo ha sido la fortaleza del sector del fracking en Estados Unidos, precisamente uno de los factores que más han favorecido el negocio de Tubos Reunidos en los últimos tiempos.

El grupo logró elevar en el primer trimestre sus ventas de tubos en Norteamérica en un 298%. «La recuperación de la demanda de tubo de acero carbono sin soldadura en Estados Unidos se está produciendo de una forma mucho más rápida y agresiva de lo que preveíamos anteriormente», observan en Ahorro Corporación, donde otorgan Tubos Reunidos un potencial próximo al 10%.

Como señalan en Fidentiis, unos precios del petróleo estabilizados en el rango de 50 a 55 dólares por barril son consistentes con una perspectiva prometedora para el negocio de Tubos Reunidos, con un incremento de las aperturas de plataformas petrolíferas del 122% interanual. «El coste promedio de producción para la industria de esquisto de Estados Unidos ha alcanzado niveles por debajo de 50 dólares por barril y se mantiene rentable a los actuales niveles de precios del petróleo», apuntan.

De este modo, los analistas de Fidentiis sostienen que «Tubos Reunidos ha iniciado claramente un camino de recuperación que se espera que continúe en los próximos trimestres, apoyado por aumentos de precios».

Un incremento de la competencia podría afectar a la tendencia al alza de los precios

Sin embargo, no todos los analistas se muestran tan optimistas con el rédito que puede extraer el grupo español del resurgir del shale oil en Estados Unidos. Como señala Francisco Rodríguez, analista de Banco Sabadell, Tubos Reunidos se habría beneficiado en los últimos trimestres de esta coyuntura de forma extraordinaria, por la lenta reacción de sus competidores más relevantes.

Pero la lógica invita a pensar que esta situación cambiará en los próximos meses. «Se espera un importante aumento de capacidad en Estados Unidos los próximos meses que podría tener un importante impacto en precios, reduciendo la rentabilidad», comenta Rodríguez.

De este modo, Tubos Reunidos deberá redoblar sus esfuerzos para seguir sacando rendimiento de la victoria del fracking estadounidense. Y eso siempre que los precios del crudo no den nuevos sustos.