Amadeus es una de esas compañías que no suele acaparar titulares. Con un negocio poco conocido a nivel general, la empresa suele ceder el protagonismo en el parqué español a firmas más populares como los grandes bancos, Inditex, Telefónica o Repsol, entre otros.

Pero lo cierto es que su desempeño bursátil es más que reseñable. El grupo de tecnología enfocada al negocio aeronáutico regresó a los parqués en abril de 2010, cinco años después de haber finalizado su primera aventura en bolsa.

Desde entonces, ha mantenido una infatigable marcha ascendente, de modo que los poco más de 4.900 millones de valoración con los que se estrenó se han convertido, siete años después, en una capitalización de 22.775 millones, que le convierte en la octava mayor cotizada del Ibex.

En siete años su capitalización se ha cuadruplicado, hasta los 22.775 millones

Sólo en 2017 acumula avances superiores al 21% y su escalada se ha visto espoleada en los últimos días por unos resultados del primer trimestre del año que han vuelto a superar las previsiones del mercado. «Estos resultados muestran, de nuevo, la calidad y la capacidad de Amadeus para crecer bien por encima del mercado y de las expectativas. No es solo la parte superior del crecimiento (con figuras impresionantes no sólo en el distribución sino también en el negocio de soluciones tecnológicas), es también la expansión de márgenes, la generación de flujos de caja, la reducción de la deuda neta, la visibilidad de largo plazo, etcétera», indicaba tras las cuentas Gonzalo Sanz, analista de Mirabaud Securities en España.

La compañía ha conseguido mantener una posición de liderazgo, incluso arañando cuota de mercado, en sus dos negocios principales, el de distribución (principalmente, reservas de viajes a través de agencias) y el de soluciones tecnológicas, que ya utilizan unas 130 compañías a nivel global.

«La visibilidad de los resultados se apoya en el creciente número de clientes: 12 aerolíneas renovaron o firmaron nuevos acuerdos con Amadeus durante el primer trimestr de 2017 y la migración de Southwest Airlines (mayor compañía doméstica de EEUU) se ha completado en mayo. El incremento de los ingresos medios por reserva aérea y un entorno macro expansivo serán catalizadores adicionales», observan en Bankinter, donde esperan que el Ebitda de la compañía crezca este año más de un 10%.

De este modo, los analistas del banco español prevén que Amadeus aún podría escalar otro 10% sobre el parqué, pese a su elevada valoración actual.

Pero el gran mérito de Amadeus está en el hecho de haberse convertido en casi imprescindible para las grandes compañías del sector aéreo. En junio de 2015, la decisión de Lufthansa de prescindir de sus servicios provocó un brusco castigo a sus acciones, ante el temor a que otras compañías siguieran en el ejemplo de la aerolínea alemana. Pero lejos de producirse esta huida, Amadeus ha seguido incrementando su cartera de clientes.

Su liderazgo tecnológico permite a Amadeus seguir ganando cuota de mercado

«Amadeus da un servicio muy bueno y cuenta con una tecnología muy potente. Las aerolíneas que prescindan de sus servicios tendrían que desarrollar su propios sistemas y éstos afectan a cuestiones críticas del negocio y migrarlos lleva un tiempo, por lo que las compañías se lo piensan mucho», explica Iván San Félix, analista de Renta 4.

En su opinión, Amadeus cuenta con capacidad para seguir ganando cuota de mercado en estos negocios clave. Una visión que es compartida en Bankinter, donde descartan una fuerte corrección en la cotización de la compañía. «Consideramos que el riesgo de una caída brusca es limitado, debido a la buena posición competitiva de Amadeus y su capacidad para seguir generando un efecto red, que atrae a un número creciente de clientes en la industria de los viajes», apuntan.

Pero por si surgieran dificultades en este negocio, que como observa San Félix, que tiende a desacelerar sus tasas de crecimiento conforme va madurando, Amadeus no ha descuidado la diversificación. Y ésta es una de las razones por las que Rafael Cavanillas, analista de Ahorro Corporación, se muestra confiado en las perspectivas de Amadeus. «Mantenemos la visión positiva sobre 2017, donde, además, a partir del cuarto trimestre veremos los primeros datos de la solución tecnológica para hoteles», indica.

Por si esto fuera poco, Cavanillas, observa que «dada la fuerte generación de caja prevista no descartamos que la compañía proponga el pago de un dividendo extraordinario al cierre del ejercicio».

Amadeus levanta, así, alternativas para conservar a largo plazo la confianza de los mercados, mientras sigue disfrutando del beneficio de haberse convertido en un actor imprescindible en el negocio aéreo.