El 8 de noviembre de 2006, Vocento vivió una jornada de celebración. El grupo editor del diario ABC se estrenó en bolsa con una subida del 4%, que situaba su valoración de mercado al borde de los 2.000 millones de euros. La compañía había cerrado el año anterior con un beneficio récord de 114 millones de euros y unos ingresos de explotación próximos a los 800 millones de euros.

Aquellas cifras ya nunca se volverían a repetir y, de hecho, tras el estallido de la crisis, los números rojos se convertirían, durante años, en una constante para el grupo. El fuerte descalabro de los grandes grupos de prensa escrita golpeó de lleno a Vocento. Hasta el punto de que hoy, aquella compañía que llegó a rozar los 2.000 millones de valoración muestra una capitalización de apenas 174 millones de euros.

Y eso, que la empresa que ahora dirige Luis Enríquez viene de registrar una remontada nada desdeñable. En poco más de tres meses, sus acciones han registrado una escalada superior al 38%.

En un entorno de mercado favorable para asumir riesgos, el mercado parece dispuesto a dar un voto de confianza a una compañía que, pese a las dificultades del entorno, logró cerrar en 2018 su cuarto año consecutivo de ganancias y que ha recortado en ese periodo su deuda a prácticamente la mitad.

Vocento cerró en 2018 su cuarto año consecutivo de ganancias, recortando en ese periodo su deuda a la mitad

Pero, en un entorno desafiante para el negocio de la prensa escrita, Vocento es consciente que su resurgir necesita de nuevos pilares y eso es lo que la compañía quiso plasmar este martes, durante la celebración de su día del inversor, un evento del que los analistas salieron con muy buenas sensaciones. «Valoramos de forma positiva la alta visibilidad que se ha ofrecido y la claridad de la estrategia», explicaban los analistas de Banco Sabadell.

Una de las cuestiones que más refuerzan el optimismo de los expertos es la apuesta que ha desarrollado el grupo por áreas de diversificación, que se espera que representen hasta un 25% del Ebitda del grupo en 2023, frente al 8% que suponen hoy en día. Especialmente relevante parece la apuesta por el negocio de Clasificados, en el que se incluyen portales como Infoempleo, pisos.com y Autocasión, reforzado recientemente con la adquisición de Autoscout24.

La empresa ve un potencial elevado en esta división, donde prevé una tasa de crecimiento anual del 27% hasta 2021 y donde espera registrar unos ingresos de 43 millones en 2023, más que duplicando los 19,9 del pasado ejercicio. Con tan alentadoras perspectivas, no parece extraño que el grupo considere estratégico su negocio de Clasificados y contemple la posibilidad de nuevas adquisiciones, que refuercen la posición de pisos.com, mientras no descarta deshacerse de Infoempleo, por su debilidad competitiva.

Y la batalla por la diversificación no termina ahí, sino que Vocento también contempla otras vías para obtener nuevos ingresos, como los eventos, que deberían representar una parte muy relevante del crecimiento de la publicidad en los próximos cinco ejercicios, o la formación, donde contempla la posibilidad de desarrollar cursos de grado o posgrado que podrían aportar unos niveles de rentabilidad elevados.

Pero si estos planes para diversificar la base de ingresos pueden resultar convincentes, no son suficientes para que la editora de ABC descuide el que sigue siendo, con mucho, su negocio principal: el de la información. Y ahí, la dirección encabezada por Enríquez también ve razones para la confianza, con la expectativa de que sus avances en el área digital logren compensar el deterioro de la publicidad en papel. «Este mejor comportamiento estaría apalancado en el liderazgo de sus marcas, la percepción de calidad, y sus iniciativas de publicidad programática», comentan en Sabadell.

La compañía confía en impulsar el número de suscriptores digitales hasta los 70.000 en 2023, frente a los 25.000 actuales

Además, la apuesta por el cierre para suscriptores de las ediciones digitales de sus numerosas cabeceras regionales, también genera perspectivas positivas. Este modelo, ya está implantado en cuatro de sus periódicos (El Correo, Diario Vasco, Diario Montañés de Cantabria e Ideal de Granada) y se espera que alcance a los otros siete antes del cierre del primer semestre de 2020. Este sistema ha generado ya más de 25.000 suscripciones y Vocento confía en que estas cifras se multipliquen hasta los 70.000 suscriptores en 2023, lo que elevará los ingresos por esta vía hasta entre 3 y 4 millones de euros y permitirá más que compensar el efecto negativo sobre la publicidad de la pérdida de usuarios.

Sin duda, las previsiones presentadas por Vocento necesitan cierta dosis de fe para aferrarse a ellos y son muchos los que, como los analistas de Sabadell, prefieran esperar a ver sus resultados antes de mejorar sus perspectivas sobre el futuro de la compañía. Pero lo que parece claro es que el conglomerado de medios parece haberse marcado una hoja de ruta clara para capear la transformación del negocio de la información y sus planes no suenan del todo mal.

«Valoramos positivamente las previsiones dadas y la confianza que muestra la compañía en poder compensar los descensos en sus negocios tradicionales con la apuesta por el modelo de pago en los regionales, el crecimiento de los ingresos de publicidad digital de sus periódicos y la aportación de las áreas de diversificación», aseguran en una casa de análisis, reiterando su convicción de que Vocento es hoy un grupo infravalorado por el mercado.