La ex concejal de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, María José Alcón, se ha negado hoy a declarar en calidad de investigada ante el juez que instruye, dentro del caso Imelsa, la supuesta adjudicación de contratos irregulares y el cobro de «mordidas» desde el departamento municipal que dirigía.

La ex edil del PP estaba llamada a declarar como investigada junto al ex gerente de Imelsa, Marcos Benavent, y los empresarios José Adolfo Vedri, responsable de la firma Engloba, y Carlos Turró. Alcón ha entrado y salido esta mañana por una puerta lateral de la Ciudad de la Justicia, esquivando así a los medios de comunicación. Por su parte, Benavent ha reconocido que cobró «mordidas» por la adjudicación de contratos de la Concejalía de Cultura de Valencia y que entregó esas cantidades a la entonces titular del departamento, pero ha negado haber entregado fondos al PP local.

En su declaración, Marcos Benavent ha acusado a Rajoy de «estar al corriente» de la supuesta trama corrupta

En su declaración también ha acusado al presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy, de «estar al corriente» de la supuesta trama corrupta que se investiga en el Juzgado de Instrucción numero 18 de Valencia y del presunto pago de comisiones a personas vinculadas a su partido. Estas declaraciones del ex gerente de Imelsa han sido censuradas por la coordinadora general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), Eva Ortiz, por tratarse de unas acusaciones «gratuitas» contra Mariano Rajoy, al que ha calificado como una persona «honrada y honesta» que «no tiene absolutamente nada que ver con esta situación».

En el caso Imelsa se investiga una supuesta trama de cobro de comisiones ilegales y blanqueo de capitales que tenía su origen en la adjudicación supuestamente irregular de contratos desde varias administraciones públicas controladas por el PP. Las declaraciones de hoy se enmarcan en la pieza separada E, en la que se investigan los delitos de prevaricación y cohecho con el supuesto cobro de «mordidas» en los contratos de mantenimiento de La Lonja, limpieza de las Torres de Quart, conservación de los puentes históricos de Serrano y Trinidad, y explotación y gestión del centro cultural La Rambleta.

Según han dejado patente los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en uno de los informes que constan en el sumario del caso, Marcos Benavent, uno de los principales investigados del caso Imelsa, podría haber recaudado al menos 83.000 euros en comisiones ilegales de contratos supuestamente amañados por la ex concejala de Cultura.

Los investigadores achacan a Benavent, el autodenominado ‘yonqui del dinero’, el doble papel de «intermediario» y «recaudador», mientras que Alcón «hacía valer su posición privilegiada» para «influir» en la adjudicación a determinadas empresas, según sus conclusiones.

Grabaciones

María José Alcón está, además, en el origen de la investigación al PP municipal de Valencia por blanqueo de capitales. En una grabación, en la que conversaba con su hijo por teléfono, la ex concejal detallaba como el partido entregaba a sus miembros dos billetes de 500 euros en negro para que, después, el beneficiario realizase una transferencia legal de 1.000 euros al partido en concepto de aportación voluntaria.