El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha llevado a la Fiscalía a José Luis Sáez por cargar presuntamente gastos personales al presupuesto de la Federación Española de Baloncesto (FEB), cuya presidencia dejó el pasado 9 de julio forzado por este escándalo tras casi 12 años en el cargo.

Según ha podido confirmar El Independiente, el TAD acordó el pasado 14 de julio por unanimidad -dos miembros tuvieron que abstenerse, uno al ser el instructor del procedimiento administrativo incoado y otro por haber colaborado durante 20 años con esta federación deportiva y tener comprometida su imparcialidad- la decisión de poner los hechos en conocimiento del Ministerio Público al entender que pueden tener trascendencia penal. La investigación también alcanzará a Luis Giménez, ex secretario general y director económico.

El tribunal suspende el expediente disciplinario por falta muy grave que le abrió el pasado mes de abril para evitar la prescripción –el plazo inicial es de seis meses, prorrogable por otros tres- a la espera del pronunciamiento de la Fiscalía. Si ésta lo archiva, el TAD continuaría adelante con el expediente disciplinario, que ya no tendría consecuencia práctica alguna: la sanción más grave sería inhabilitación por un año, pero llegaría cuando él ya ha dejado el cargo.

Las fuentes consultadas señalaron que ha resultado determinante la auditoría complementaria que el Consejo Superior de Deportes (CSD) acordó realizar a las cuentas de la FEB correspondientes al periodo comprendido entre 2009 y 2014 y que acredita que Sáez hizo un uso indebido de los fondos federativos durante su etapa como mandamás del baloncesto español, imputando gastos particulares al presupuesto federativo y haciendo un uso indebido de la cuenta de anticipos. En sus alegaciones, aquél defendió que devolvía el dinero después de realizar el gasto con cargo a las cuentas de la federación.

La revisión de las cuentas ha permitido conocer que el presidente imputó a la federación gastos de su familia por importe al menos de 11.219,63 euros. El auditor  ha seleccionado los apuntes contables en los que figuraban los nombres “Soto” (apellido de la esposa de Sáez) y “Sáez Soto” (apellidos de los hijos del presidente) y ha encontrado 80 facturas -por gastos de desplazamientos mayoritariamente- fechadas entre febrero de 2011 y noviembre de 2015. Fue 2012 el año en el que la cuantía fue mayor, con 4.106 euros.

El auditor detecta billetes de AVE y pasajes de avión a nombre de los hijos y esposa del ex presidente

En el listado se detallan diversos billetes de AVE en la línea Sevilla-Madrid a nombre de la hija de Sáez y diversos pasajes de avión de la esposa del presidente a diversos destinos (Moscú, Budapest, Madrid, Arrecife, Jerez…). También se refleja el gasto en una floristería por encargo de aquélla, en julio de 2013, por importe de 85,07 euros.

Casi la mitad de las facturas, concretamente 38, están relacionadas con gastos de desplazamientos y restauración en los que incurrió José Luis Sáez júnior. Se da la circunstancia de que 14 están registradas en fechas en las que el hijo del presidente ya no tenía vinculación laboral con la FEB.

Sáez senior contrató a Sáez júnior como director adjunto de Casa España, el complejo que la federación levantó en Dakar para educar y formar a niños de uno de los barrios más desfavorecidos de la capital senegalesa. En concreto, según detalló en su perfil profesional de Linkedin, desempeñó esa función entre enero de 2011 y abril de 2012.

En su informe, el auditor deja constancia de que solicitó documentación a la FEB para “conocer la finalidad” de los gastos generados por los familiares del entonces presidente a fin de determinar si estaban relacionados con la actividad federativa. “No ha sido aportada”, expone lacónicamente.

Entre la documentación que se adjuntó a la denuncia presentada ante el CSD se incluyen correos electrónicos en los que el responsable económico de la FEB reconoce que había una ‘doble contabilidad’ para camuflar las comidas del hijo del presidente.

El caso llega al fiscal nueve meses después de que directivos de la FEB lo denunciaran al CSD

El envío del caso FEB a la Fiscalía se ha producido nueve meses después de que el secretario del Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB, Joan Fa, entregara un dosier al presidente del CSD, Miguel Cardenal, en el que se detallaban presuntas irregularidades en la imputación de gastos a la federación por parte de José Luis Sáez. El mismo comité entregó un mes después al máximo órgano de gestión del deporte español pruebas documentales que acreditaban la denuncia.

Llama la atención la tardanza con que el CSD envió la auditoría complementaria al TAD para que tuviera más elementos de juicio a la hora de instruir el expediente disciplinario abierto. El informe está fechado el 22 de abril y el tribunal del deporte no lo analizó hasta el 14 de julio, justo cinco días después de que se celebraran las elecciones en las que el candidato ‘continuista’ -el ex jugador internacional Jorge Garbajosa, al que Sáez incorporó a su equipo directivo en 2012 como responsable del área de responsabilidad social corporativa- se impusiera a los otros dos candidatos en liza.

 

Correo electrónico

El CSD eludió desde el primer momento elevar la denuncia recibida por el Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB a la Fiscalía y, por el contrario, optó por pedir una auditoría complementaria para tener todos los elementos de juicio. “No es el momento procesal”, zanjó entonces.

Ahora se abre un doble frente judicial para Sáez. Al margen de la denuncia que ya ha recibido la Fiscalía General del Estado, el juzgado que instruye la querella del ex presidente de la Federación Española de Tenis José Luis Escañuela contra el presidente del CSD, Miguel Cardenal, ha pedido que se deduzca testimonio por la documentación relativa a la FEB que aportó el denunciante y que se abra una pieza separada para investigar los hechos.

Entre algunos dirigentes federativos ha llamado la atención la ‘condescendencia’ de Cardenal con Sáez, a diferencia de la contundente actitud mostrada ante la actuación de otros presidentes federativos como Escañuela. En este contexto, no ha pasado desapercibida la fotografía de Cardenal y del anterior presidente del baloncesto presenciando juntos el partido disputado entre las selecciones femeninas de España y Turquía en los recientes Juegos Olímpicos de Río, a los que el ex dirigente federativo acudió como miembro del Central Board de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA).

Cardenal y Sáez, en Río 2016.

Cardenal, Sáez y Garbajosa presenciando el España-Turquía en los recientes Juegos Olímpicos de Río. FEB

El mismo día que El Mundo desveló la existencia de la denuncia ante el CSD, el 10 de diciembre de 2015, la Federación Española de Baloncesto anunció que José Luis Sáez se encontraba de baja médica. El dirigente reapareció dos meses después para anunciar que había solicitado el adelanto electoral y que, después de casi 12 años en el cargo, no optaría nuevamente a la reelección.

Destino Puerto Rico-Brasil

Mientras la Fiscalía analiza el caso, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) ha puesto a Sáez al frente de un grupo de trabajo para ayudar a la Confederación Brasileña (CBB) a solucionar su crisis. El ex mandamás del baloncesto español tendrá su base de operaciones en Puerto Rico y su misión durará entre cuatro y seis meses.

Así lo detalla el secretario general de la FIBA, Patrick Baumann, en una carta enviada el pasado 2 de septiembre al presidente de la CBB de la que puso en copia tanto a Sáez como al presidente y al director ejecutivo de FIBA América, Usie Richards y Alberto García, respectivamente.

“El señor Sáez se pondrá en breve en contacto con usted para coordinar todos los aspectos logísticos relacionados con el grupo de trabajo, así como su papel y responsabilidades”, se lee en la carta, a la que ha tenido acceso este diario.